miércoles, 5 de octubre de 2016

LA TRAVESÍA POÉTICA DE CECILIA VÁSQUEZ MEJÍA. Por JOSÉ BELTRÁN PEÑA.




¡HOLA TERRÍCOLAS!

     En el mundo de la poesía siempre encontramos libros bien escritos con un lenguaje formal, exquisito y fino pero lamentablemente, muchas veces, sin corazón, y libros que son una apología en todas sus vertientes a la destrucción, al horror y a la muerte; pero felizmente me ha causado alegría leer, Travesía por la naturaleza, de la poeta Cecilia Vásquez Mejía, el cual, sin lugar a dudas es un homenaje a la ecología y a la vida misma.

Es una poeta que posee una alta sensibilidad de amor a la vida, quien viene participando en las actividades y en las muestras de poesía peruana de la Sociedad Literaria Amantes del País, en donde sus poemas han sido seleccionados. Y ahora nos presenta su primer poemario. 

     Que bien que Cecilia, nos presente su palabras libre y humanizadora, cuando en el Perú y en el mundo se está dando más importancia al oro que al agua.

     Trataremos de iluminar algunos aspectos que nos ha maravillado:

     POÉTICA: Su noble y sensible poética trata de  la comunión que existe y palpita en todo el libro, entre su palabra y la madre naturaleza, cuando nos dice: Sí escribo y escribo es porque me apasiona / Porque conectada estoy con mi naturaleza. // Porque cuando el ser humano te falla / con el abrazo de la madre naturaleza / desaparece el dolor y el llanto; / te transformas / florece tu alma / y cuando yo muera / latirá mi corazón en cada verso.” (Madre naturaleza.)

     COLOR Y RAZA: La poeta apunta muy certeramente en sus versos lo concerniente al mundo de colores, recalcándonos que de colores somos todos los seres de la naturaleza y tácitamente, que el Hombre tiene solamente una raza: la humana: De colores somos todos / de colores es tu mundo y el mío / ¿De qué colore eres tú? (Mundo a color)

     CONEXIÓN CON NUESTRO INTERIOR: Muy inteligentemente nos invita a conectarnos con nuestro propio interior como lo hacen maravillosamente nuestros amigos irracionales: Así como se conectan las aves con el aire / y los animales con las estaciones / el ser humano se conecta con su interior / Atrévete. (Pinta).

     TODO NACIMIENTO ES PERFECTO, NATURAL Y DIVINO: Sin lugar a dudas, no hay un acto más bello y puro que el nacimiento, la propia vida: A punto de existir mis células de ADN / la perfección de mi existencia al desnudo / transformaciones naturales, únicas / belleza pura, corazón abierto, cavidades óseas / partes de mi creación, única de Dios tan maravillosa / El nacimiento absoluta perfección. (A punto de existir).

     INMENSIDAD DEL MAR: Nuestra poeta ama el mar, siempre se ha comunicado con él, por ello es acertado su palabra frente a su espacio y color: Mar tu vida, tu aroma y tu fuerza / inexplicable energía intensa, apacible y voraz / soy esencia de tu existencia, agua / me conecto contigo, en la profundidad de tus aguas / Tu brillante oscuridad. (Mar)

LA NATURALEZA  EL MEJOR ESCENARIO PARA UN GRAN CUENTO: No podía ser de otra manera, nuestra escritora explora, fantasea e imagina creativamente la simbiosis entre el mundo y el cuento:  Extraños en tierras desconocidas / viviendo en horizontes lejanos / de fábulas y encuentros / capullos pequeños / gigantes estrafalarios de cuellos largos / castillos de piedra que se mueven / bosques con árboles que te miran / mariposas gigantes al encuentro contigo / como cuento de hadas / dimensiones desconocidas varias. (Extraños)

EL TIEMPO Y LA EXISTENCIA: Son dos cosas que van de la mano con la vida de la naturaleza y de la sociedad humana, pero vale el intento de ganar o detener al tiempo caminando o corriendo, pero con el sueño de ganarle la carrera: Sólo existe un tiempo cuando naces y cuando mueres / el resto no es más que relojes y pretextos / para actuar o no actuar / cada segundo es el que cuenta / no los pierdas, instantes increíbles de los que / no puedes dejar de actuar / pensar para que estés aquí agota / despierta y haz lo que tu corazón te dicta. (El latir de mi conciencia)

      EL MÁGICO SILENCIO: Poetiza mágicamente el sonido del silencio y sus encantos: El sonido del silencio tiene eco en tus oídos / se escucha lo que no se oye y penetra en tu / interesante cerebro. En tu imaginación por segundos. (El sonido).

     EL CIRCULO DE LA VIDA: La vida siempre ha sido una dialéctica, nos lo recuerda y nos lo enseña en un abrazo fraterno: Y seguiré corriendo en círculos para encontrarme / con mi sombra y mi alma iluminando la nada, / la nada corriendo tras la nada / Correría en círculos para que el tiempo se quede / en el pasado y para que se cierren los círculos. / Círculos de arena, círculos de paz / círculo color escarlata y circulo color arcoíris. / Amante de los círculos transformadores / te encontraré corriendo en círculos / te alcanzaré y finalmente te abrazaré. (Círculos).

MENSAJE DE LA TIERRA: Con toda autoridad, moral y artística, nuestra poeta hace hablar a la Tierra o ella habla por él, con su verdad cruda aunque duela:    Cuídame, tu casa soy, no olvides de dónde viniste / a dónde nos dirigimos, no tengo rumbo ni tiempo exacto / pero ves ahora soy tu nave  / me encuentro en cuenta regresiva / cuánto tiempo dure depende de ti. (Planeta tierra).

     Es un maravilloso poemario escrito con la sencillez, la madurez y la sabiduría que nos  da la vida, en donde la poeta, Cecilia Vásquez Mejía, pertenece a ese grupo de poetas que su tiempo y su palabra siempre apuestan por la vida compartida, no solamente en el presente sino por el futuro, poniéndonos bien en claro que la Tierra es nuestra casa y nuestro cementerio.

Es un poemario que huele a mar, a cielo, a tierra… a auténtica poeta.





No hay comentarios:

Publicar un comentario