sábado, 17 de febrero de 2018

LLEGARAS Por SIXTO SARMIENTO.





SIXTO SARMIENTO


                   LLEGARÁS

Si miras la estela de la brisa
Desvanecerás la fragancia de la colina
Agazapada buscarás otra estrella en otros cielos
Si miras el aurea de la tenue lluvia
Iluminarás desesperada el aroma de las rosas
En apremio implorarás por ayuda ante tu sonrisa

Eso de sonreír al viento
Hiere a las lágrimas en trance
Eso de danzar en otros cielos
Me invita a lindar tus ojos a los míos
Eso de garbear por refugio
Me alojará debajo de tu mirada
Eso de fantasear otra vida en tus labios
Enmudecerán mis cánticos dedicados a ti

Decidida vendrás por mí
Para deshojar la sombra de mis poemas
Para almidonar con colores a mis versos
Llegarás, será al atardecer
Será después que haya labrado tu sonrisa
Para cantar a dúo en la colina y en los otros cielos


"FRIO" Por PATRICIA GUISSE CASTELLANO.





PATRICIA GUISSE CASTELLANO

FRÍO

Era otro de esos días fríos que calaban los huesos.
–Temperatura 13° la mínima.
–Humedad 95% la máxima.
La radio pasaba el reporte del clima.
Era un pez y en Lima todos estaban igual, convertidos en pececitos de un mar gris.
Caminar con tacos en medio de los charcos, no era fácil, menos para perseguir la combi.
Tenía treinta minutos para llegar al trabajo, estaba tranquila, consiguió un asiento. La gente particularmente no la molestaba, salvo cuando la combi olía a mierda y terminaba peleando con los pasajeros para que abrieran las ventanas, pero...
        ¡Baja en la esquina! –casi se pasa el paradero, ahora cual guerrera del Cénepa atravesaría la pista, era un cruce de tres vías.
Debía enfrentar los charcos en la pista, los autos que venían a velocidad y a los faltosos que dirían algún piropo vulgar, al verla con su minifalda.
La luz cambia a rojo, los carriles de Norte y Sur se detienen, entonces entra en acción el carril con dirección este-oeste. Estaba en la tercera fila, dentro del tumulto organizado de la esquina, para cruzar la avenida. No la tendría fácil, los primeros cruzarían tranquilos,
¿Pero ella, Sheylita cómo haría?
–Meta: Cruzar, llegar al trabajo. Faltaban ocho minutos.
La luz cambia, la gente se tira como ganado a cruzar y evadir los carros.
–Los tacos no ayudan, los tacos no ayudan.
–Señorita apúrese, escucha a su espalda, luego el chirrido de una llanta, un golpe seco.
Giro rápidamente, lo suficiente para ver volar y caer en la pista al hombre, donde fue arrastrado por otro auto. El policía detiene el tránsito, Sheylita y otros se acercan, sacan su celular, toman fotos.
        ¡Me salve! ¡Me salve! –pensaba–, lo voy a colgar en mi face, miró su reloj: era tarde.
Volvió a correr por la pista.

JUAN SIN PALABRAS Por NARDA GARCÍA.





NARDA GARCÍA

             JUAN SIN PALABRAS

                            A Juan Piqueras.

Quiero llorar y las lágrimas huyen de mi dolor
Quiero escribir y las palabras desletrean las ideas
Quiero expatriar esta emoción sin nombre
Y que se ocultan no sé dónde, pero se queda

Haciendo sentir huérfano a un corazón
sin haber perdido al padre Fratricida
sin haber tenido hermanos, Solitario,
Abandonado por ese Compinche
con quien rebuscaba el cajón del universo
Con hambre de alpiste que saciaba la ingenua curiosidad.
Y ahora en una cajita calza todo, todo el amor y pasión
que no Quepa en un pecho.
¡Un juan pecho¡¡Juan sin palabras!

Juan Piqueras te fuiste al cielo
Dejando el teatro en silencio
Al sillón rojo que aguarda en mimo gesto
Y a tu dulcinea sin recuerdos.

"NO TE HARE FALTA" Por LILY BAYLON.






LILY BAYLON

       NO TE HARÉ FALTA

No te haré falta
Porque en la imaginación
Vivimos  sintiéndonos
No te haré falta
Porque tu dolor
Sería mi dolor
Y tu alma ya esta
Enlazada con la mía
No te haré falta
Porque no habría
Un Motivo lógico
N habría causa en ti
Ni habría efecto en mi
No te haré falta
Porque el libro lo
Crearemos juntos
Donde las paginas en blanco
Serán inundadas de letras
Plasmando en ellas cada
Detalle de nuestro amor
No te haré falta
Porque yo seré tu inspiración
Y tu serás mi amor
No te haré falta
Porque el mundo
Querrá conocer tu prosa
Pero lo que verán será
Un hermoso verso
Que sin esfuerzo
Todos  lo admiraran 
Por eso nunca te haré falta
Porque yo regresaré a ti

"SALVAJE ADICCION" Por JOSE LUIS RODRIGUEZ HUAMANI.





JOSÉ LUIS RODRIGUEZ HUAMANI


             SALVAJE ADICCIÓN
          El transitar hacia la muerte.

Se hizo la noche en la ciudad
la luz se transforma en sombra
para dar inicio al desfile
de los muertos en vida
que inician su doloroso peregrinar...
Son esclavos sin cadenas
sentenciados sin esperanza
a sufrir la devastadora penitencia
que estruja sus sentidos
y ofusca el laberinto de su razón.

Rostros deformes en gestos extraños ,
cuerpos queriendo insertarse
en las paredes adyacentes a su transitar,
bocas que expelen hediondez
cargando su putrefacción repugnante,
alientos impregnados de la droga maldita
que carcome día a día su existencia
perdidos en un laberinto siniestro,
convertidos en crápulas irremisibles
de una indiferente sociedad...

Se acerca uno, acelerado el paso,
en un rictus angustiante y fingidamente suplicante:
Sálvame la vida! solloza cubriéndose el rostro,
otro, llega perseguido por captores
que solo existen en su conciencia ,
aferrándose desesperadamente a su irrealidad
se juntan para vender su ropa, su cuerpo, su alma...
una sonrisa estúpida adorna sus deformes rostros
dispersos, hurgan restos de basura,
para llenar el vacío lacerante
que el maltratado organismo pide colmar,
son las consecuencias del letal consumo
que va destruyendo con cada absorción
su descarriada vida...

La salvaje adicción es tan fuerte,
en una esquina cual luciérnaga
otro sujeto prende y apaga un extraño cigarro,
asustado hasta de la sombra que proyecta,
se entrega irremisible a un incomprensible placer
que solo el adicto entiende y disfruta,
hasta que sus pulmones brutalmente intoxicados
se nieguen a respirar, y el cerebro se niegue a pensar
y el corazón cansado se niegue a latir,
y la vida se escape iniciando el viaje final ...
Nadie sufre,  nadie llora...la familia?
Hace mucho la perdiste, descansa, es el final
no hay marcha atrás, ganaste una vez más adicción,
el premio mayor...ES LA MUERTE.