jueves, 19 de septiembre de 2019

MANUEL GUERRA: EN EL PODIUM: ESCRITOR Y PERIODISTA. Por WINSTON ORRILLO.

                                                                WINSTON ORRILLO




MANUEL GUERRA: EN EL PODIUM:  ESCRITOR Y PERIODISTA

Por WINSTON ORRILLO.



   “Esta gran humanidad  ha dicho ¡basta! Y su marcha de gigante no se detendrá hasta lograr su segunda, definitiva independencia.”
                                                           2da Declaración de La Habana


Su obra, como la de muchos beneméritos escritores, creadores peruanos, permanece medio sepultada por toneladas de indiferencia, no casual, sino cuidadosamente, preparada, ejercida por las mafias culturales de aquí y acullá. Mafias que manejan y/o son manejadas, por lo que el inolvidable y heroico comandante Hugo Chávez denominara, con sapiencia, el “terrorismo mediático”:televisión, radio y periódicos, con excepción de “Diario UNO.”

Su (nuestro)“delito”) la militancia: el estar al lado de los que el gran escritor mexicano llamara “los de abajo”. Y luchar con ellos, por ellos, para ellos, en un mundo donde el neocolonialismo, la sociedad de consumo y demás coberturas verbales del despiadado, criminal y genocida Establishment, sigue encabezado –hoy más que nunca- por el imperio norteamericano, cuyo eje visible, el multilunático Trump, no es sino uno  más:  la cabeza del melanoma, pero es lo mismo,  llámense Bush Clinton, Nixon, Obama, o el apócrifo seráfico Kennedy, asesinado por un lío entre mafiosos, quien tiene, en su prontuario, el haber ordenado la invasión de Cuba por Bahía Cochinos, la histórica””Playa Girón”, derrotada amplia, absolutamente por el pueblo de Martí y Fidel, mientras éste comandaba la victoria contra los mercenarios. El ejército defensor de Cuba, además del regular, profesional, estuvo integrado por estudiantes, por alfabetizadores, uno de los cuales (Camacho, Camachito) tuve la suerte que me tocara como guía en uno de mis viajes a la llamada “Perla del Pacífico”,   el Primer Territorio Libre en América.

He aquí, pues, la causa del silencio contra la importante obra narrativa de Manuel Guerra, escritor cajamarquino, nacido el 18 de junio de 1957, y la culminación de cuyos estudios universitarios, fue obliterada por la militancia en la izquierda combativa, donde ocupara diversos cargos relevantes, hasta culminar, hoy en día, en la expectante Secretaría General de Patria Roja, uno de los gonfalones de la aguerrida izquierda nacional, y cuyo trabajo se encamina hacia la perentoria unidad, para deodorizar el ambiente político, y fumigarlo de todas las bacterias y ratas que ocupan, verbi gratia, el inefable “Congrezoo”, que viene batiendo todos los records de inmoralidad, apoyo indecente al delito, pues sus propios miembros son delincuentes –ellos mismos- productos de albañal, seres excrementicios: (no hay otra forma de calificar a Keikos, Bartras, Betetas, Becerriles, Vilcatomas, Arimborgos, Salazares, Salgados, Torres, Blanca Chávez, Aramayos, Tubinos, sigue la lista… pues son todos).

En fin, la lucha continúa y, mientras tanto, la creación literaria, y todas las creaciones artísticas, son formas de combate, arietes, gonfalones, encaminados a alimentar el espíritu de nuestros hermanos de clase.

Y esto es cardinal, porque  sobran los ejemplos de aquellos que, por la inmersión absoluta en el devenir político, se vieron  obligados a abandonar la creación de  aquesta belleza (estremecedora) que el pueblo necesita y nos demanda…

Al otro lado se hallan los que, sin bajar la guardia creativa, prosiguen, proaiguieron,  con la lucha social: los ejemplos sobran: Neruda,  Louis Aragón, Paul  Eluard,  Liubomir Levchev, José Saramago, Eduardo Galeano, Roberto Fernández Retamar; y, también, asimismo, en nuestro doloroso país, César Vallejo, Gustavo Valcárcel, Alejandro Romualdo, Alejandro Peralta, Xavier Abril, Leoncio Bueno, Francisco Bendezú, Juan Gonzalo Rose, César Calvo, Arturo Corcuera, Javier Heraud, entre varios otros.

De lo que se trata es de que, nuestra visión política coadyuve –no oblitere- la mirada artística que, siempre, va más allá de lo apariencial.

Y eso sucede con la valiosa, y aún por descubrir, obra narrativa de Manuel Guerra Velásquez (solo usa nombre y primer apellido, como Ricardo Palma: lo hacemos nosotros mismos) que se reúne en tres libros singulares, Trasiegos, 2013; La copa de la Muerte, 2016; y Fátum, 2018.

En todos ellos la prosa es limpia, muy cuidada (tiene oficio, díría alguno) como que debe penetrar la urdimbre de una realidad de suyo conocida, aunque cubierta por el moho y las excrecencias de una cotianeidad  engañosa.

Manuel describe, con pericia, el exterior e interior de sus personajes, verdaderos agonistas, y sabe sacar, de ellos,  los paradigmas que nos conduzcan a los meandros del testimonio que nos ofrece en cada una de sus obras, escritas, en principio con gran conocimiento de causa y cuyos motivos son, en definitiva, los caminos que nos conducirán a la reconstrucción de esa vida eterna, que es la que se encuentra allende el diario suceder.

Tanto en la novela, como en el cuento, el joven autor sabe cómo situarnos al centro y al interior de la vida, que es amor, mas asimismo, odio; que es fidelidad, pero también traición
Habrá quienes prefieran al Manuel Guerra narrador in extenso (léase, novelista), pero asimismo, las breves historias de  los veinticuatro  cuentos de “Fátum”, son un inobjetable caleidoscopio que nos aproxima al Perú del interior, que deviene, mutatis mutandis,  en el espejo de la vida real, universo que el autor, generosamente, entrega a nosotros, sus agradecidos lectores.
Votemos, pues, al saludar la ubérrima conjunción de su integérrima militancia (y su obra creativa tan admirable), porque Manuel Guerra, prosiga en ambas vertientes que, en definitiva, como diría José Saramago, se unimisman irreversiblemente.

FEDERICO GARCÍA SIGUE EN LA PALESTRA EXPOSICIÓN Y HOMENAJE. Por WINSTON ORRILLO.

                                                                   FICO GARCÍA.



FEDERICO GARCÍA SIGUE EN LA PALESTRA  EXPOSICIÓN Y HOMENAJE.


Por WINSTON ORRILLO.


                “Basta ya de gemidos. No me importa/ la soledad de nadie. Tengo ganas /de ir por el sol. Y al aire de este mundo/ abrir de paz en paz,/una esperanza.”
                                                                  Romualdo.

  “Lo verdaderamente importante no es el nacimiento o la muerte, sino la calidad de los días que vivimos.”
                                                                  Kuntur Wachana



Con el idóneo nombre de “Cholo liso” (ante la adversidad indomable), se ha organizado (estoy seguro que la responsable es Pilarcita Roca, la entrañable compañera de Fico: mi “conjunta” la llama él) una merecida serie de homenajes a ese creador que acabamos de llamar, en reciente artículo, “inabarcable e inclaudicable”.

Subrayo, sobre todo, el segundo calificativo, porque eso, en un país como el nuestro, signado por las inconstancias, y donde reina el arribismo, el acomodamiento y el tráfico de lo poco bueno que, de vez en cuando, aparece, deviene, simple y sencillamente heroico.

Y qué bien que se presente en el histórico local del Centro Cultural de San Marcos, al que llamamos –a pesar de la rabieta de Carlos Daniel Valcárcel, “La Casona”.

Allí, durante más de diez días, entre el l7 de setiembre y el 2 de octubre, podremos ver, desde las 6.30 de la tarde de esta primavera veleidosa, aparte del protocolo de la inauguración, el miércoles 18, la proyección de “”El caso Huayanay: Testimonio de Parte”, en el Patio de los Jazmines, primer piso, con comentarios de los esclarecidos Roberto Aldave,  Atoq Condorcanqui Wamani y Jaime Chiguán. El jueves 19  (todo empieza a las 6.30 p.m.) en el Salón de Recepciones, un Testimonio Dialogado con la participación de Fanny Palacios, eximia plástica y representante de la Asociación Amigos de Mariátegui, Clara Nelson Cárdenas, literata, y Gustavo Espinoza Montesinos, escritor y politólogo (que sigue celebrando el éxito de su reciente y nuevo libro-testimonio). La moderadora es la entrañable Carmen Salas Correa. El viernes 20, viene la esperada proyección de “Kuntur Wuachana”, en el auditorio del Patio de los Jazmines. Los comentaristas a cargo de José Zumayta, escritor y analista. Martín Guerra, sociólogo y catedrático, y el comandante Héctor Bejar Rivera, hoy sociólogo, escritor y catedrático.

El lunes 23, siempre a las 6.30 p.m. el “Testimonio Dialogado”, en el Salón de Recepciones, bajo la moderación de Jaime Guadalupe Bobadilla, y con la participación de Brisa Marina Hurtado de Mendoza, economista; el Dr. Eduardo Arroyo Laguna, Decano del Colegio Nacional de Sociólogos;  el poeta y Dr. Hildebrando Pérez Grande; la Dra Caty Campos Llontop, abogada; y el muy querido Dr. Álvaro Vidal Rivadeneyra, médico y fundador del Movimiento Médico-Social Hugo Pesce.

El martes 24, siempre  las 6.30 p.m., volvemos al Cine Foro, con la esperada proyección de “Laulico” (en el auditorio del Patio de los Jazmines). Los comentarios  a cargo de la Dra Alicia Jiménez, Decana del Colegio de Antropólogos de Lima; John Ochoa, representante de Escuelas Libres; y el Dr. Augusto Lostanau,  catedrático.

El miercoles 25.(el horario es el mismo) se dará un “Testimonio dialogado”, en el Salón de Recepciones. La moderadora será Luisa Nini Cáceres, mientras los testimoniantes serán Mapy Cruger Barton poeta y escritora. Noé Yenque Guerrero, editor y coordinador de Prensa Popular Alternativa; Jorge Aliaga Cacho, poeta y secretario general de Sutpecos, Víctor Oliva Miguel, dirigente político y el Dr. Ricardo Noriega Salaverry, presidente del Instituto de Desarrollo Ético de América AIDEA.

El jueves 26, a la misma hora, volvemos al cine-foro con la proyección de la esperada “Túpac Amaru”, siempre en el Auditorio del Patio de los Jazmines, primer piso. Los comentarios a cargo del Mg. Dante Castro, gran narrador; el Dr. Vicente Otta, antropólogo; y Alfonso Ruiz Zumaeta, escritor. El viernes 27, a la misma hora, pero en el histórico Salón General, se lleva a cabo un esperado “Testimonio dialogado”, moderado por Clara Nelson Cárdenas y con la participación del gran poeta y catedrático , Marco Martos,  Preswidente de la Academia Peruana de la Lengua;  el Dr.Róger Rumrril, antropólogo; Jorge Núñez del Prado, músico y Tany Valer Lopera, veterano dirigente político.

El sábado 28 será el “Fin de Fiesta” a cargo del Centro Universitario de Folklore, bajo  la dirección de Carlos Sánchez Huaringa.

Este nutrido programa fue realizado con los auspicios de Fundación Cultural de Banco de la Nación, SINCO editorial, JUAN GUTENBERG  Y los Servicios Creativos Publicitarios ROAL.

Relevante y ejemplar actividad cultural que testimonia la admiración por la obra y la vida de uno de nuestros creadores más paradigmáticos, y cuya resonancia, dentro y allende nuestras fronteras, se mantiene integérrima y en permanente  destello y evolución.

Federico García Hurtado (tal su nombre del Registro Civil), nuestro homenajeado, es una voz poliédrica nacida en el corazón del Cusco imperial,  con una actividad creativa prácticamente inabarcable, y universal por su  presencia  y compromiso con los que Martí llamara “los pobres de la tierra”, esa levadura de la que habrá de salir el nuevo Perú.

sábado, 14 de septiembre de 2019

JOSÉ BELTRÁN PEÑA ESCRITOR CALEIDOSCÓPICO. Por WINSTON ORRILLO.




JOSÉ BELTRÁN PEÑA ESCRITOR CALEIDOSCÓPICO. Por WINSTON ORRILLO.

 “Amar, amar, amar, amar siempre, con todo / el ser y con la tierra y con el cielo / con lo claro del sol y lo oscuro del lodo: / Amar por toda ciencia y amar por todo anhelo.”
                                                              Rubén Darío

                                                                      
            A pesar de haber calificado de caleidoscópico al escritor-editor-antólogo  y  organizador cultural,  José Beltrán Peña, hemos escogido esta bellísima cita del Príncipe de la Poesía Española, el nicaragüense Rubén Darío, porque nos introduce a una de las laderas más esclarecidas y esclarecedoras, de la creación literaria de nuestro autor.





En efecto, dentro de la copiosa producción de JBP, el amor, en cada uno de sus textos, ocupa un lugar cimero.

Verbi gratia veamos en la obra de la que ahora nos deleitamos en leer: Dialogando con el Dinosaurio de Monterroso. (242 minificciones). Editor Gaviota Azul Editores:

“Lo importante del amor es crear nuevos recuerdos” (102).

“Le dijo que era el amor de su vida, y estaba dispuesta / a dar su corazón para que siga viviendo” (103).

“Cuando estuve enamorado  viajé por el más allá: / por todo tu ser”. (114)

 “Una lágrima tuya es una playa de tristeza” (115).

“Quedaron dos enamorados en encontrarse en un ángulo y / el amor se les convirtió en un problema de geometría.” (119).

“Apúrate que mi sombra se está derritiendo y no/ encontrarás nada de mí” (121).

“En una noche de Luna llena, del Universo se descolgó / una estrella. Y encontró la mujer de su vida.” (126).

“Él le dijo: Etcétera, etcétera, etcétera… / Ella le contestó: Ok, ok, ok. / La amante gritó: mmm, mmm, mmm.” (133).

“Un nuevo amor tanto lo rejuveneció, que / desaparecieron las canas de su corazón y / brotaron rosas de su primer amor.” (135).

“El odio subía por el ascensor, y el amor por las / escaleras. La carrera fue una sorpresa: ganó el segundo” (136).

Entre los muy válidos conceptos que ha despertado esta obra singular, destacamos el comentario de la doctora Martha Crosby Crosby. Ella escribe “Los cuentos de minificción de José Beltrán Peña, nos trasladan a una sublime expresión de abstracta pureza, donde le permite, al lector, ejercitar sus capacidades cognitivas, su bagaje cultural y su imaginación creativa para retomarlos en una lectura fina y evolucionada.”





Y en específico, sobre los minitextos, aquí van abreviadas, las palabras de una reconocida autoridad internacional en la materia, la Dra. Giovanna Minardi, Catedrática de la Universidad  de Palermo, en Italia:

No todos los textos hiperbreves son minicuentos; algunos se acercan a otras clases textuales…:el poema en prosa, la crónica periodística, la anotación, el aforismo, la boutade, la alegoría, etc.; una literatura sin fronteras, según palabras de Beltrán Peña, o quizá, mejor, de frontera, que cuestiona una visión conservadora, jerarquizada del centro, a favor de una concepción excéntrica , desestabilizadora de toda práctica cultural, podría verse la minificción  como un acto contestatario.”

Pero hay más, mucho más: JBP maneja relevantemente la ironía, el pensamiento filosófico, el humor negro: todo esto será el banquete del que usted podrá disponer, si ingresa al volumen que intentamos reseñar.

Remitirnos al curriculum vitae del autor sería necesitar no una sino varias columnas más, pues él –limeño-mazamorrero- es conocido como  poeta, narrador, investigador literario y (algo que nos falta  tanto) animador, promotor cultural.

En este rubro, ha fundado varias agrupaciones creativas, y la más importante, como una remembranza (u homenaje redivivo) es la Sociedad Literaria Amantes del País, con la que rinde, mes a mes, pleitesía a las personalidades creativas que sobresalen en nuestro medio.

No alcanza el espacio para reseñar las innúmeras condecoraciones y preseas que le han sido otorgadas por su incesante trabajo en la cultura, por la cultura, y  con la cultura creativas.  Diademas nacionales e internacionales que ha merecido su infatigable accionar como el promotor cultural más relevante, hoy por hoy.

Pero lo singular es que el ímprobo trabajo que cotidianamente desarrolla, no han menguado su producción creativa, incesante y caleidoscópica.



           El día que se presentó, "Dialogando con el Dinosaurio de Monterroso. (242 minificciones)", en el Club Social Miraflores (En la foto: Charo Arroyo, María Antonieta Tejada, Ricardo González Vigil, José Beltrán Peña y Fanny Jem Wong.


FANNY JEM WONG, GOCHISOSAMA (MUCHAS GRACIAS) POR TUS HAIKUS. Por WINSTON ORRILLO.






FANNY JEM WONG, GOCHISOSAMA (MUCHAS GRACIAS) POR TUS HAIKUS. Por WINSTON ORRILLO.
 


”En el pasadizo nebuloso / cual mágico sueño de Estambul / su perfil presenta destelloso / la niña de la lámpara azul.”´
                                                 José María Eguren.


Usa los haikus, preseas orientales, ella también lo es: pero con una característica múltiple. Su profesión –digamos- civil es la Psicología, la misma que estudiara en la U. Garcilaso, para el grado, y el postgrado. el de Magíster, en nuestra cuatricentenaria.

Fanny Jem Wong es no solo ciudadana  en la necesaria área de la salud psíquica, en el mundo de la Psicología, sino que coadyuva a vivir más plenamente  aquella, con su estancia en el mundo de la creación literaria. Total, poetas y siquiatras y sicólogos y pacientes, somos más o menos lo mismo: si no, basta recordar la cantidad de creadores que han pasado –o residido- en el mundo de la mente perturbada; un par de ejemplos bastan, Friedrich Holderlín y el inefable creador del Café Nocturno y Los girasoles, Vincent Van Gogh.

Pero ella, además, es gestora cultural y en la muy reconocida Sociedad Literaria Amantes del País, ocupa el cargo de Jefa de Imagen. Su actividad docente, aparte de que la poesía y el arte son, per se, docencia pura, enseña, en la Escuela Profesional de Psicología de la Universidad “César Vallejo”.

                                                      FANNY JEM WONG.


A menudo es requerida como ponente y capacitadora en empresas púbicas y privadas. Ya en el campo meramente literario, sus textos han sido antologados  y comentados en diversas publicaciones del Perú y allende nuestras fronteras.

El libro de poemas que hoy reseñamos Péndulo amarillo (Haikus),  ha sido publicado por Gaviota Azul Editores, joven sello que viene destacando por la atención que le presta a la nueva literatura nacional.

En el ámbito de la creación  poética éste es su segundo libro, el primero se halla largamente agotado, y fue asimismo de Haikus, lenguaje lírico que ella nos demuestra domina a la perfección, quizá porque es una presea del Oriente , tal como ella misma.

En sus Palabras de presentación el joven gladiador de la creación, José Beltrán Peña, hace, por nosotros, un apretado resumen de las características de la urdimbre de libro que acaba de ser lanzado.

Leámoslo para no repetirlo:

El libro es un canto a la vida, al arte, al hombre,  sus orígenes, a la naturaleza, a su presente: el amor en todas sus vertientes experimentado con sus cinco sentidos y sensibilidades, con cultura y filosofía recreadas e inclusive,  catárticamente, pero en forma libre, como debe ser.// Leyendo su libro se puede percibir que nuestra poeta se posesiona del `centro del universo´ y , desde allí,  nos `conversa; así como también denota un gran conocimiento de lecturas del `Tao Te Ching´ de Lao Tse o de El arte de escribir de  Lu Chi, del confusionismo  y del budismo; y es de admirar el trabajo literario de poetas  orientales fundamentalmente de Matsuo Basho…Y todo lo conjuga con lo referente  al mundo del cristianismo, así como a la idiosincrasia de nuestro país.”.

Veamos, ahora, algunas muestras de las preseas creadas por Fanny:

“la nuez del nogal / los frutos maduraron / entre sus labios”.
”vida y muerte / entre  sábanas blancas / deslizándose”.  
“cerezas rojas/ pasiones sin alivio/ el bambú crece”.
“entre sus ramas/ mariposas en vuelo/ nido de amor”.

Y el misterio, el eterno misterio de la vida:

“en las muralla / existe la sonrisa / inexplicable”.

“sin inmutarse / pañuelos amarillos / ríos de sangre”.

Y el eterno misterio de la poesía, asoma aquí y acullá:

“hojas y flores / perfumado el lecho / danzan las aves.”

Y la muerte poética asoma su guadaña, morigerada por la obra de nuestra artista:

“mariposa gris / anclada en la tierra / mueres de amor”.

“vida y muerte / entre sábanas blancas / deslizándose”.

“aguardábamos / escenario de muerte / escalofriante”.

“cuesta abajo / pasos interminables / rojas lágrimas”

Y el péndulo amarillo de estos haikus, sigue allí, balanceándose, como la vida en / entre el tiempo irreversible.

De este modo el diapasón de la lirida nos enseña a vivir más intensamente con la muerte a nuestro costado, a la que exorciza, como siempre, el arte inmortal.

Gochisosama” (muchas gracias) le decimos, a  nuestra vez a Fanny Jem Wong, pseudónimo de Fanny Wong Miñán (Lima, 1964).

Y no nos queda sino esperar ¿más haikus?... la lirida nos contestará más temprano que tarde.


                         El maestro WINSTON ORRILLO con la poeta FANNY JEM WONG.