jueves, 30 de junio de 2016

"BONSAI EN PRIMAVERA" de MARÍA TERESA FUKUSHIMA TAKAMATSU. Por JOSÉ BELTRÁN PEÑA.




     La vida siempre nos brinda el privilegio de poder conocer en nuestro camino a extraordinarias personas que son ejemplo de valentía, perseverancia, amor y de mucha vida compartida, venciendo pruebas y quebrando muchas barreras que siempre tratan de cortar nuestro destino, una de ellas es, nuestra estupenda poeta-amiga, María Teresa Fukushima Takamatsu.

     Ella, con su mágica y dulce sonrisa me pide que escriba algo sobre su primer poemario, Bonsai en primavera, cómo decirle que no?, al contrario qué felicidad y qué orgullo de poder hacerlo!. Desde el título tiene mucha vida, arte y esperanza. Leamos:

     Nuestra poeta, sabe que la poesía es un arte mayor y que por ende, trae mucho trabajo con la palabra y posee una comunicación especial casi divina:

“La palabra es el imperio / de la divinidad humana / son inspiraciones, / encubiertas por el misterio.”

     Es una mujer religiosa de mucha fe y respetuosa de los lineamientos implícitos; palpando la aceptación de la imperfección del hombre y su caminar en el mundo:

“”Dios envió a sus hijos, / íntegros, imperfectos, prodigiosos / todos ellos, simbolizan la humanidad / rutilantes, giran alrededor del mundo”.

     Pertenece a un grupo importante que forma parte de la población peruana, tiene ancestros japoneses; y como debe de ser, se siente orgullosa del suelo que la vio nacer y de la sangre que corre por sus venas, respetando y admirando a ambos países:

“Mis ancestros, son del lejano Oriente, donde el Sol nace / y florecen los cerezos; pero en  mis entrañas, / llevo el alma peruana, paraje de embeleso. / Qué viva mi nación, lo escribo colmada de emoción”.

     Conjuga sus conocimientos de comunicadora social con el arte poético valorizando lo referente al trabajo, metaforizándolo:

“Labras la tierra árida / bajo la luz el alba, / regando la pradera, / con tu sudor y de la naturaleza, / retoñando los encantos de paisajes; / matizando de sutileza, la vida.”

      A diferencia de otras poetas, que de una manera cruda y al desnudo desarrollan el erotismo; ella, lo confronta e ilumina de una manera fina y amorosa enmarcando bellos instantes:

“Me encandilan tus besos, / en una noche de Luna, / se funden nuestros cuerpos, estallando entre lágrimas y gemidos, / su mirada seductora, inspiran mis ansias de amar // MI alma exaltada, grita en silencio, / sintiendo el amor, / bajo una pasión de dulces llamaradas.”

     A ella, como buena ciudadana del mundo, le afecta las injusticias y las atrocidades que nos golpea el corazón, viendo tantas estupideces que genera el propio hombre, convirtiéndose a través de sus versos, una embajadora de la paz:

“Semillero de paz, / dadora de vida, / de versos inmortales, / ángel de mis sueños, / emociones compartidas / un viaje infinito en el universo.”

     En el poema referido al bonsái, refleja su faceta de ser amante y cultora de la pintura y sus entornos, enalteciendo la recreación artística del hombre de la propia creación:

“Arbolito pigmeo, / cuerpo aromático, / ornamento visual, / emisión de tonalidades, / pasión y contraste, / esencia natural de arte.”

     Además de lo mencionado, nuestra poeta Fukushima Takamatsu, abarca temáticas que a todos nos tocan como la muerte que forma parte de la propia vida; el bendito y controvertido amor (a sus padres, a la pareja, al amigo, a la naturaleza, a la vida misma), siendo lo más gratificante, es que sale airosa por su especial talento con elevada sensibilidad y capacidad de ver la existencia, los impulsos y los tiempos con los ojos de su hermoso corazón, poetizándolos.


      Es un maravilloso poemario.



                                     MARÍA TERESA FUKUSHIMA TAKAMATSU


POEMA DE MARTHA CROSBY CROSBY DE LA SPP


               RETRATO

Busco en los ocres tormentos
de mis secretos anhelos
tu mirada en la sonrisa esquiva
retrocediendo el tiempo
Entre caminos desolados
de lluvias sin retorno

Recuerdo el gemido
de los lirios,  de las olas, y
me postro en tu pecho
 sin saber tu nombre

Entonces ..

los rocosos grises de mi alma
Separan la verdad de mi destino
Y solo recojo de tu cielo
el halo de dulzura que me dejas.




Josè Beltran, Diego Vicuña, German Sùnico, Mercedes Tinoco
Martha Crosby, y Luis Armas.

POEMA DE MARÍA TERESA FUKUSHIMA TAKAMATSU



     CAMPESINO, RACIMO DE PUREZA

                                       A Claudio.

Tus manos, menean con destreza el arado,
diseminando el campo, fértil y desbordante;
acaricias la pradera, consagrando la belleza
de la creación.

Campesino, tu sudor fortalece el retoño,
rociando cada gota bendita, enriqueciendo
el planeta, con abnegación y sutileza.

La resonancia del viento, estremecen los
pétalos, apaciguando el tormento del
aguacero, armonizando su esplendor
como alegoría existencial!







JBP, MARÍA TERESA FUKUSHIMA TAKAMATSU, MARTHA CROSBY y VILMA CHÁVEZ.


martes, 28 de junio de 2016

MAYNOR FREYRE / PREMIO "PALABRA EN LIBERTAD": DOS POEMAS Y UN CUENTO

DOS CUENTOS

EL TEAM DE LOS CHACALES


      Chacal. Una especie de perro salvaje, algo menos que un lobo, quizá equiparado con el coyote. En todo caso un cuadrúpedo abyecto, cobarde cuando está solo. Feroz cuando anda en manadas. Con la ferocidad del lobo y la astucia de la zorra. Así es este animal.
    Y así los apodamos cuando llegaron al barrio, caminando a pasos remolones, de mirada retrechera. Vestían arrabaleramente: llevaban pantalones parchados, zapatos de distinto color, zapatillas atadas con soguillas, camisas con el cuello y las mangas arranchadas; tenían un pañuelo amarrado a la frente que daba vuelta a todo el cráneo, al estilo de los piratas de las películas, con el que pretendían  detener la caída de sus hirsutos cabellos.
    Se sentaron bajo los pinos, en la bajadita que servía de tribuna a quienes no jugaban. Con las cabezas gachas, mirándonos de refilón. Nosotros seguimos el partido, pero esmerándonos en hacer las mejores jugadas, para lucirnos, cómo no. Hasta que “La Lora” se lesionó y, medio alocado como era, invito a uno de ellos a reemplazarlo: oye primo –dijo con su voz nasal-- entra por mí que me he jodido el tobillo. Inmediatamente todos nos miramos, como si de repente el día se hubiera convertido en noche o estuvieran cayendo rayos sobre Lima.
    El que entró a jugar era un cholo grandazo con unos yines viejos cortados hasta las rodillas. Inmediatamente sacó de su bolsillo trasero un, más que pañuelo, trapo descolorido que circundó alrededor de su cabeza. Poseía un dribling endemoniado pero a su vez tan desordenado que terminaba por  llevárselo al out, fuera de la cancha. Al principio   creímos que era por los  nervios del inusitado  debut y lo apodamos “Loayza”, como al maestrito del Ciclista Lima. Pero al ratito su loca gambeta lo llevó a chocar nada menos que con el flaco “Huaraca” Cairo, quien le dio una soberbia barrida. Entonces el cholo “Loayza” se puso en pie descontrolado y se le fue encima al más bronquero del barrio. Y se armó la trocatinta.
   De caballeros era que los dos pelearan solos en medio de un ruedo hasta darse lo suficiente y entonces separarlos. Pero los chacales eran nada menos que chacales. Para ellos todo debía hacerse en manada. En un santiamén nos vimos envueltos todos en la pelea: quienes estábamos jugando el partido y los espectadores de toda laya; hasta los perros empezaron a mordisquear por aquí, por allá y por acullá. “Huaraca” había madrugado a “Loayza” rompiéndole las narices de un artero cabezazo aunque ahora se las veía negras pues el cholo le estaba haciendo el abrazo del oso y lo tenía medio afixiado. “La Lora”, quizá por el sentimiento de culpa surgido  a raíz de hacer entrar al chacal a reemplazarlo, lanzó una genial idea a grito pelado: ¡carajo –dijo con su voz nasal— por qué no definimos esto en un partido de fútbol!
   Fue como si un hada madrina hubiera sacado su varita mágica y paralizado a toda la sarta de energúmenos en que nos habíamos convertido. Pero la tregua duró apenas un suspiro. Ya llevábamos las de perder, pues al verse en minoría los chacalitos habían ido por refuerzos, y eso significaba hermanas y hasta madres portando sartenes y cacerolas para defender a sus críos. No sólo eso: algunas bacinicas, no precisamente vacías, surgieron enristradas por hermanitas furibundas. Los más chicos del barrio corrieron a soltar los perros bravos y adiestrados guardados en los jardines de algunos de los caserones de las familias de la muchachada y nuestras madres asomaban por las ventanas de los segundos pisos, así como las sirvientas por las azoteas, lanzando procacidades que nosotros creíamos indignas de sus  santas boquitas. Todo era en vano. La trocatinta se había armado pesase a quien pesase. La sangre se fue mezclando con el barro y los orines y ni siquiera era posible una honrosa retirada, pues los invasores se mostraban dispuestos a luchar hasta el exterminio final.
   En eso, ¡oh milagro!, se escuchó una voz ronca, de mando, que en forma estentórea hizo un llamado al alto el fuego.
-¡Comadres, paren esto! ¿Quién les va a dar después ropa para lavar, quién les va a comprar sus tamales los domingos, quién va a contratar a sus maridos como electricistas, gasfiteros, albañiles, pintores, mecánicos, carpinteros...?
   No la dejaron ni terminar la larga enumeración, mientras yo coloradote por ver a mi abuela en trazas de entrecasa (seguro había estado dándole de comer a las aves en el corral) gritando como una placera en pleno parque, trataba de escabullirme por entre el seto de granados que cercaba el recinto.
  No la dejaron terminar y como una decena de sus comadres se le acercó lloriqueando a pedirle perdón, en tanto otra decena de ahijados se postraba ante ella de rodillas con la cabeza gacha. La escena se tornaba trajicómica en medio de la barahúnda de súplicas que rodeaba a mi abuela mientras las orondas vecinas cerraban sus ventanas consternadas por la aborrecible visión que se presentaba ante sus compungidos ojos: toda una señorona como la Santander, tratando de parlamentar con la cholería y la zambería callejonera y corralonera.
   De repente interrumpió la escena otra trocatinta mayor: cientos de extraños personajes habían irrumpido por la avenida Santander apedreando automóviles particulares, parando a los escasos ómnibus destartalados que circulaban por sus pistas y un grupo de ellos cargaba en vilo un enorme mojón pintado de blanco y negro, de esos que servían  para organizar el tránsito en las vías de doble sentido, echándoselo encima a un pequeño automóvil cuyo chofer huía despavorido en tanto su carrito se convertía en un trozo de chatarra aplastado contra el suelo. No tardaron en aparecer los “caimanes” cargados de policías de asalto entrando justamente por todos los lados del parque donde jugábamos pelota y arremetieron contra todo el mundo, especialmente contra los “Chacales” cuya pinta, aunque más estrafalaria, se parecía mucho a la de los agitadores vestidos con pantalones remangados hasta las rodillas y en bividí. Mis hermanos y yo, junto con algunos muchachos del barrio embalamos rumbo a mi casa por ser la más cercana, trasladando a mi abuela casi en andas, hasta la pasamos por encima de los setos de granados que rodeaban al parque, mientras a su tras corrían sus caseras pidiéndole no nos abandone por favor comadrita, rogando sus ahijados, madrinita no nos deje que ahora sí no nos libramos de la cana. ¡Tremendos chacales, ojalá los maten!, refunfuñaba yo para mis adentros, hasta llegar a la puerta falsa del caserón por donde mis hermanos mayores ya habían logrado introducir a la abuela.
   La policía de asalto nos pisaba los talones y apenas ingresamos los de la familia con algunos amigos del barrio intenté cerrar la puerta falsa para que nadie más entrara. El vozarrón de mi abuela me petrificó: ¡Pobrecito de ti mal nacido si le cierras la puerta a esa pobre gente perseguida inocentemente! Y luego, dirigiéndose a los policías que pugnaban por ingresar al jardín exterior de la casa: Ustedes no saben quién soy yo, abusivos, al primero que transponga una raya de mi santo hogar lo traspaso de un solo balazo, así me caiga muerta aquí mismito. Y se apareció en la  puerta de la casa ya con otra pinta, con unos tacones puestos que seguramente las negras sirvientas de la casa se los habían traído junto con el abrigo de pieles que ahora lucía tocada por un sombrero de esos de ir a los matrimonios, pero siendo lo más imponente la vieja escopeta de cartuchos que nos servía, de puro malograda como estaba, para jugar a la comboyada.
   Ah, y por si caso, los saluda la viuda del general Santander, cuyo epónimo nombre lleva la calle que están pisando. El oficial al mando del grupo de asalto, un capitancito de ralo bigote, quiso hablar, pero lo mandó cuadrarse ordenándole que formara la tropa, porque cómo era posible que tuviera así sudorosos a sus hombres que daban pena, todos unos servidores de la patria, acérquese no más, le dijo, no me tenga miedo, no le voy a hacer nada, y le arregló al capitán el nudo de la corbata, le acomodó la polaca y le dio el primer vaso de chicha que las negras cazurras habían sacado en un gran porongo y empezado a repartir entre los asilados de la casa, que hasta revoltosos los había, aparte de toda la comadrería y los ahijados y mientras le contaba al capitán las hazañas de su difunto esposo que en paz descanse, dictó la orden de retiro para los asediadores, quienes subieron marchando a sus camiones y se marcharon. La abuela sacó repentinamente la pelota de cuero debajo de su abrigo y de un patadón la envió al techo: y pobre del que me la saque de ahí antes del próximo domingo, porque eso sí el partido contra el Team de los Chacales si que no me lo voy a perder por nada para la semana que viene. Como parece tampoco pasará con “Loayza” y “Huaraca”, a quienes en vano “La Lora” pretende hacer que se abracen como hermanitos. Y a mí, que temblaba de hacerlos entrar  a la casa así la policía los llevara presos, los “Chacales” y su parentela me van agradeciendo uno por uno. Será por respeto a la abuela, porque yo sí los metería de cabeza a la cana por sucios, zarrapastrosos  y barulleros.




LA NOCHE ES JOVEN


 (Lima, 10.06.05)
Tambaleante por el cansancio y la modorra (causada por los tres últimos tanganazos que se había lanzado a pecho secando su última chata de pisco), cruzó trastabillando el gastado empedrado del patio del conventillo, mucho antes casona de antepasados de prosapia. En la brumosa noche supo, más por hábito que por intuición, arribar casi a ciegas hasta la desvencijada puerta que su padre –quien como borracho plantado bien sabía cuándo el hijo se iba a pegar su buen madrugón— le dejaba cerrada de especial manera: firmemente cerrada, pero sin trancar. Intentó abrirla tal como sabía; levantándola de la manija del lado derecho y empujando con fuerza del izquierdo. Antes de que cumpliera con el rito completo, una sensación de nauseas lo interrumpió, los efluvios de un hedor que empezaba a tornarse insoportable empezaron a ingresar por entre sus narices. Intentó encender el bombillo de luz pero se acordó que debían más de tres meses de consumo y antes de haber podido recurrir a sus fósforos ya había sentido bajo su pie izquierdo un cuerpecillo gordo de cerdas erizadas que pareció reventar ante su peso. Por el vano de la vieja puerta empezaba a filtrarse el primer claror de la madrugada y gracias a ello logró percatarse de que se trataba de la rata. Aquella de nocturno roer y roer obligándolo a taponarse los oídos. Ante esta constatación se dio cuenta que al principio le había recorrido un pequeño friecillo por el cuerpo hasta golpearle el cerebro: creía que el viejo había estirado la pata al fin y de inmediato se preguntó: ¿Ahora cómo chucha lo entierro? No le quedaba sino chauchilla de su sueldo, cobrado después de muchos años de cachuelero, al gordo Peponazo. Hace cuatro días lo había recibido feliz, contento de poder salir en parte de sus innumerables deudas y contento de poderle ya dar de comer al viejo algo decente que le llenase el vientre para que no lo ande jodiendo con eso de que yo que me desvivido por ti, hasta te he dado una carrera que has desperdiciado por la bohemia, llegas todos los días zampado oliendo a trago barato. Por lo menos yo... Y proseguía con su perorata de que había sido un bohemio fino, hasta en el bar inglés del Gran Hotel Bolívar había chupado, y con su plata, buenos pisco sauer se había tirado en el Hotel Maury, cuando recién apareciera esa delicia de trago, te servían en unas copas que parecían lavatorios y con un par ya estabas picadito, porque por lo dulcete no podías empinar más de dos, si no te cagabas con la diabetes; porque eso sí, él ya estaba plantado, y aparte del hígado que le jodía con esas punzaditas de vez en cuando, bien podría tragar piedras y ni mierda le iba a pasar. Se tornaba cada vez en más procaz, a medida que avanzaba su eterno discurso, hasta caer en la total coprolalia. No, no se había librado del viejo, era la maldita rata la que había estirado la pata en una pose hilarante, casi sonriente con la boca abierta. Agarró un periódico pasado del cajón donde los guardaba y con la otra mano se colocó su pegajoso y moquiento pañuelo sobre las narices. La tomó de la cola y salió rumbo al cilindro de basura del conventillo, calladito y en puntitas de pies, para tirarla allí sin que los vecinos se dieran cuenta y pitearan por las huevas. ¿Adónde iba a arrojar al bicho?. La muy cojuda se había comido el pan duro bien rociado con el veneno que le prestara su pata Juanito, quien siempre andaba en guerra con los asquerosos animalejos. Qué buenas noches se habían mandado. Ella, la Martina, lo fue a buscar apenas supo que estaba trabajando y que iba a cobrar. Él, como buen cojudo, había estado pregonando que a fines de abril le pagarían su primer sueldo por producir un programa de televisión y otro de radio para aquellos amigos que habían hecho un pingüe negocio moliendo y embolsando yerbas de la sierra y de la selva que antes sólo usaban los curanderos de poca monta, y ayudados por la publicidad y la propaganda a través de los grandes medios hallaron la gallinita de los huevos de oro. A él qué mierda lo que molieran, con tal que le pagaran puntual y más o menos bien. La culpa era de ésa su manía reciente de ir a matar la noche, que siempre era joven, en el Queirolo tomándose una inocente Inka Cola, todo zanahoria, pitito, como si tuviera el brazo en cabestrillo para el trago. Y ahí se iba de lengua con eso del sueldazo a recibir a fines de abril. La Martina debió enterarse por esos medios, porque él años que no alternaba con ella, la que fuera la mujer de sus sueños, a la que corría a comprarle la merca hasta La Victoria, barrio limeño maleadazo, con tal de que no le armara lío y le dejara la casa hecha pedazos. Era la época cuando a la mitad del caserón de La Colmena lo dedicaba a una academia y en la parte donde él vivía recibía a todos los amigos poetas y escritores, pintores e intelectuales para darse caché gastando los ingresos que le daba la preparación preuniversitaria, y estos se turnaban en entretener en la cama a la Martina mientras él, mismo presidente del partido del cojudismo, cómo no, se mandaba hasta la rica Vicky para proveerse de los polvitos mágicos que tanto le agradaban a Martinita y su cohorte de zánganos, y nada menos que a la calle Renovación, antiguo jirón Huatica ó 20 de Septiembre, donde su padre le contaba se iba a tirar unos polvos de la patada con unas hembras importadas, made in France o yugoeslavas, como también españolas y chilenas, por supuesto, allí estaba la incomparable Lulú, chilenita de las buenas, y la única peruana disputable era la pecosita Roxana. Ahora, Renovación era un antro de paqueteros espectrales, mundo de zombis creados por la ultramodernidad, por el recontraliberalismo. Y las mechaderas, se veía obligado a pegarle a ella como a hombre hasta noquearla para que no le hiciera pedazos la casa y para que confesara con quiénes se había acostado en su ausencia. Y lo fue a buscar. Cuando él salía boyante –le habían dado su flamante tarjeta del cajero automático del mejor banco de la ciudad, para que no te tires de sopetón toda la platita, pues cholo-- ella estaba allí, en la plena puerta de la gran oficina de la avenida Javier Pardo de San Isidro, dispuesta a lambisquearle unos buenos tragos con su blanca de yapa: hasta el hotelito donde se iban a hospedar había ya elegido, para que no nos jodan los gorreros, papito, para pasarla como antes, para acompañarte, ahora sí, para toda la vida, hasta llegar a viejitos. Peponazo sabía que era pura mentira, que sólo lo buscaba ahora que cargaba guita. Pero la soledad es la peor consejera, adónde mierda iba a irse, ¿a chupar con los pocos patas que aún asistían a Queirolo?, pues el resto o había muerto de cirrosis o sus familiares o amigos los habían llevado lejos del vicio, al extranjero o a la provincia natal. Algunos se estaban salvando, pero ya andaban hechos unos cojudos. El mes de para lo hacía meditar. Y la Martina llegó bien arregladita, se había lavado la cabeza con champú y reacondicionador, echado unos afeites en la cara, llevaba puesto desodorante y las uñas de los pies pintadas. Hasta la dentadura parecía brillarle como antaño. A buen hambre no hay pan duro. En efecto, la pasaron requetebién en el hotelito, justo al lado de un cajero automático bancario, ella hasta había llevado un radio toca casete medio antiguacha donde colocaba las grabaciones de sus buenos tiempos, cuando Martina era la hembra más apetecible de Lima, una especie de hawaiana criolla, de buen tamaño y carnes llenas de duritas protuberancias, además de juguetona como ella sola en el ring de las cuatro perillas, como decía el gordo, ufanándose de poner a flor de labios un secreto conocido en carne propia por muchos de sus contertulios. En fin, la semana que se mandó en el hotelito con la Martina le supo a maná del cielo, él que no pasaba una noche   completa con mujer desde hacía años de años. Vinos franceses, unas cuantas chatas de buen pisco, cómo no, con sus botellones de ginger ale, su botellita de amargo de angostura y su limón para el consabido chilcano, cigarrillos Lucky Strike que pudo conseguir, aunque con filtro, y comida criolla traída desde el mismo automercado abierto toda la noche para su beneplácito. Mas ahora, después de botar la rata y sin plata en el bolsillo, salvo el sencillito para los pasajes, lo atacó un hambre felino: sólo vio el pan duro talqueadito que por poco le echa diente; el recuerdo de la rata tiesa lo disuadió de tamaña tropelía. No obstante, la maldita alimaña había dejado su hedor en el ambiente. Decidió pasar al cuartucho que compartía con su padre: el viejo era lo que apestaba. Yacía en una pose de saltimbanqui, caricaturesca, sonriente, parecida a la de la rata. Los panes duros mordisqueados lucían lúgubres sobre la vieja mesita de noche. Un enjambre de moscas saltó de su cuerpo yerto / yermo cuando el gordo se le acercara. No había nada por corroborar. Calculó y de inmediato dio media vuelta para dar parte a la comisaría distante unas cuadras. Vendrían de ahí y luego rumbo a la morgue y después a la fosa común; él no tenía plata para velorio, ni siquiera para ataúd y nicho, y los pocos vínculos afectivos que lo ligaran al viejo se habían finiquitado con la rutina y los rezongos con los que lo acosaba casi a diario. Se metió la mano al bolsillo de la camisa en busca del un cigarrillo para tratar de serenarse, porque de todas maneras un muerto es un muerto, y peor metido en tu casa, así ésta fuera una pocilga. ¡Oh sorpresa! Un billete de 100 soles aún le alumbraba, con esto le alcanzaba para los trámites. Lo tenía encaletado dentro de la cajetilla. Cerró la puerta del cuartucho y pasó a la primera estancia, donde encendió su cigarrillo. Un ruido inesperado lo sobresaltó, hasta casi tomó la escoba pensando que era un nuevo roedor. Por eso no apagó el fósforo con que encendiera el cigarrillo. Un papel se deslizó por el umbral de la puerta, se agachó a recogerlo, apenas si estaba doblado. Entreabrió la puerta. El día ya se había hecho. Enrumbó hacia la comisaría y luego, pensó, iría con los bomberos para que se llevaran el cuerpo del viejo a la morgue. Empezaba a darle algo de pena. Espantó cualquier sesgo de sentimentalismo. Mientras enrumbaba en busca de la policía, desdobló el papel y leyó: Martina lo estaba demandando por 10 años de alimentos, los mismos que dejó de verla, de alternar con ella. Y él, como presidente vitalicio del partido del cojudismo, había inscrito ambos nombres en el hotelito, donde ella le requetejurara amor hasta andar tomados de la mano ya viejitos. Esto antes de abandonarlo despatarrado en la cama del hotel de donde tuvo que escabullirse silenciosamente dejando sus zapatos. Recién se dio cuenta que estaba andando descalzo.


UN POEMA


LA ROSA INMARCHITA                                             
Cultivé una
Rosa de plata
En tu ausencia
Para que no se marchitara.

(Vientos alisios
Rocío de arena
Pétalos de agua
Delgada luna
Azulado talle
Ramas de aire)

Una rosa de
Plata cultivé
En tu ausencia
Para que no se marchitara

(Vientos de arena
Pétalos alisios…
Rocío de agua

Delgado talle
Ramas azuladas
Luna de aire)

En tu ausencia cultivé una
Rosa de plata
Para que no se marchitara.

(Vientos azulados
Delgada arena
Pétalos de aire

Luna de rocío
Alisios talles
Ramas de aguas).

Para que nunca
Se marchitara
En tu ausencia
Cultivé una
Rosa de plata.

(Vientos de aire
Rocío de agua
Luna azulada
Alisias ramas
Talle de arena
Pétalos de nadie)

La rosa de plata
Saltó hacia la luna
Montada en el aire

Ni lluvias de arena
Ni bosques ni ramas
Quebraron su delgado
             Talle

(Azulados pétalos
Nadan en rocío
Marchitan el agua

Los vientos alisios
Se llevan la rosa
      Argentada
Por la vía láctea).

                                                                  (18.03.86)





JUAN PEDRO CARCELEN (Director de Cultura del Club Social Miraflores, MAYNOR FREYRE (Premiado) y JOSÉ BELTRÁN PEÑA (Director de la Sociedad Literaria Amantes del País)

MAYNOR FREYRE: PREMIO "PALABRA EN LIBERTAD"





El peruano, Maynor Freyre Bustamante nació en Lima - Perú el 2 de abril de 1941.
Escritor, periodista y profesor universitario tiene 15 libros editados: 3 novelas, 7 de cuentos, 3 poemarios y 2 de crónicas y entrevistas periodísticas.
Figura en alrededor de una decena de antologías de cuentos y en tres de poesía. 2 ensayos suyos han sido publicados en México (Editorial Miguel Ángel Porrúa - Instituto Tecnológico de Monterrey), 1 en Chile (Universidad Nacional de Chile), 1 por la Universidad de Pau (Francia), 1 por la Universidad de Poitiers (Francia), donde participó como expositor, al igual en la Universidad Michel Montaigne de Burdeos (Francia), Casa de América Latina (Francia), Universidad Andrés Bello (Caracas), Centro Latinoamericano Rómulo Gallegos (Caracas), Centro de Estudios de Comunicación Gumilia (Caracas).
Ha dirigido 10 revistas y editado 4 diarios en el Perú. Jurado de múltiples concursos y prologuista de unos 50 libros. Artículos y ensayos suyos han sido publicados por diversas revistas culturales y universitarias.

OBRA LITERARIA

1.            Poligenio psicoterapéutico, novela experimental, editorial Kollaw, Lima,  1971.
2.            Oraciones para un nuevo credo, poemas, editorial Kollaw, Lima, 1971.
3.            El trino de Lulú, cuentos, editorial progreso, Chimbote, 1973.
4.            Ratón de un solo hueco, cuentos, ediciones Arte/Reda, Lima, 1981.
5.            El sol parece también un puño enorme, poemas, ediciones El Altillo, Lima, 1984.
6.            De cuello duro, cuentos, editorial Arte y Comunicación, Lima, 1991.
7.            Puro cuento, cuentos, ediciones Alborada Asesores, primera edición: Lima, 1996. Segunda edición: Editorial San Marcos, Lima, 1998. Tercera edición: Editorial San Marcos, Lima 2002.
8.            Altas voces de la literatura peruana y latinoamericana / Segunda mitad del siglo XX, entrevistas, comentarios, reportajes, primera edición Editorial San Marcos, Lima, 2000, y segunda edición corregida y aumentada Editorial San Marcos, Lima, 2010.
9.            Tríptico a la madre que partió, plaqueta de poesía, edición del autor, Lima, 2000.
10.          Altas voces del pensamiento y el arte peruanos / Segunda mitad del siglo XX, entrevistas, comentarios, reportajes, Fondo Editorial Universidad Nacional Federico Villarreal, Lima, 2001.
11.          El team de los chacales, cuentos, Editorial San Marcos, primera edición: Lima 2001. Segunda edición: Editorial San Marcos, Lima 2005. Tercera edición Ed. San marcos 2007.
12.          36 estampas sin bendecir, cuentos,  Editorial San Marcos, Lima, 2005.
13.          Mujer de cura., cuentos, Colección Perú Lee, Lima 2006.
14.        Par de sátrapas, novela, Editorial San Marcos, Lima 2008, 2da. edición 2009, 3ra. edición       
             2011.
15.        El poeta que tocaba tambor, novela, Editorial San Marcos, 2014

COMENTARIOS Y CRÍTICAS A SU OBRA LITERARIA

 “Estructura, personajes, dramatismo, diálogos, todo el andamiaje del relato se subordina a la forma en que el escritor trata de seducirnos con el golpe rítmico de las palabras.”
                                                                                                                                               Tulio Mora
“Estas páginas reafirman la calidad de este escritor. Estamos seguros que la crítica encontrará material, más que suficiente, para decir que Maynor Freyre es una pluma de gran talento.”
José Antonio Bravo
“Hay un tono nostálgico y confidencial muy limeño, muy criollo, una cercanía que evidencia lo narrado como propio, así como un deseo experimental en el estilo.”
Sebastián Pimentel Prieto
“La forma más coloquial al uso frecuente de onomatopeyas y de los diminutivos afectivos no solo trasmite a la narración un carácter de naturalidad sino que la vitaliza y dinamiza.”
Roland Forgues
“Sus diálogos vivaces, sus descripciones rotundas, las frases exuberantes que uno le escucha encantado, aparecen también en sus relatos que nos muestran a un narrador nato.”
David Abanto Aragón
“Podría tratarse de una historia nacional, observada en sus diferentes ángulos y estratos sociales: la clase de los empresarios, la de los políticos, la clase media y la gran clase pobre.”
Cronwell  Jara
En Maynor aflora con brava contundencia la noción de libertad y la búsqueda permanente de la solidaridad humana en los sectores populares, pues son los que tienen la reserva inmensa de ternura y la inconmensurable sabiduría.”
Juan Cristóbal
“Abrir este libro y circular por sus cuentos es como entrar al Centro de Lima, y tener la certeza de toparse con algún conocido.”
Alfonso La Torre
“Como advertirá el lector, Maynor Freyre está en trance de convertirse en uno de los altavoces de la colectividad peruana y latinoamericana.”
Mario Florián
“En una época marcada por la hegemonía de la desmemoria y por el fácil revisionismo, resulta extremadamente saludable leer ficciones en las cuales se defiende la Memoria y la Historia con las armas de una crítica dura, mordaz, sin concesiones. En Par de sátrapas, Maynor Freyre logra con creces su cometido, llevando hasta las últimas consecuencias el género novela con la maestría y destreza de los que saben escribir y combaten el olvido, la complicidad y la infamia.”
Luis Dapelo



ESTUDIOS
Egresó de la Escuela de Periodismo de la Pontificia Universidad Católica del Perú en 1963. Fue becado por el Instituto de Cultura Hispánica para un post grado en Periodismo en 1964. Inició estudios de Maestría en Administración con mención a Propiedad Social en 1979.
Ha realizado 25 investigaciones sobre Ciencias de la Comunicación y unas 20 sobre literatura peruana y latinoamericana. En la Universidad de Génova, Italia, han efectuado una tesis de doctorado (Cecilia Comastri) sobre su libro Puro cuento y una tesis de licenciatura sobre su novela Par de sátrapas (María Teresa  Peirano), con sendas traducciones al italiano; así como se ha hecho una monografía acerca de esta misma novela en la Universidad Nacional del Centro de Huancayo (Medalith Alcca Sovero). La revista La Manzana Mordida dirigida por Carlos Zúñiga le dedicó un número completo a su obra.
Ejerce la docencia como profesor a tiempo completo de Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Federico Villarreal, donde labora hace 26 años, habiendo ocupado los cargos de Director del Centro Cultural (2 veces), Director de Extensión Cultural, Jefe de Relaciones Públicas, Director (2 veces) y Jefe de Departamento (3 veces) de la Escuela de Ciencias de la Comunicación, como también jefe de Grados y Títulos de la facultad, y miembro de la Comisión de Gobierno y del Consejo de facultad (3 veces).
Obtuvo por unanimidad el 1er. Premio (1983) en poesía del Concurso 19 de Julio convocado por el Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación (CIED) y mención honrosa en el Concurso de Cuentos César Vallejo (1994)  organizado por el Suplemento Dominical del diario El Comercio.

RESIDENCIA Y VIAJES AL EXTRANJERO
Ha residido en Madrid, España, y en Hamburgo, Alemania, habiendo viajado además por otros 19 países de Latinoamérica, Europa y Asia, sea como expositor invitado o como periodista: Uruguay, Argentina, Chile, Bolivia, Brasil, Ecuador, Colombia, Venezuela, Santo Domingo, Panamá, Cuba, México, Francia, Bélgica, República Checa, Hungría, Austria, Italia y Viet Nam.
Hoy, lunes 27 de junio del año 2016, habiendo sido ratificado y evaluado la destacable trayectoria literaria del escritor peruano, MAYNOR FREYRE, la Sociedad Literaria Amantes del País, y el Club Social Miraflores, le otorgan la medalla “Palabra en Libertad” y el Diploma de Honor, respectivamente.


JOSÉ BELTRÁN PEÑA.


POEMA DE SOLÁNGEL




EL SOL DUERME EN SU CAMA CÓNCAVA
 (El perdón)

Perdónate,
No te engarces como la niebla ingrávida sobre el mar
Ni corras asido al hilo que se enmadeja
Ya basta de bordar jeroglifos con rancias frutas
¡No te ovilles!
El sol también duerme en una cama cóncava
 ¡Aunque tú no lo veas!

Perdónate,
Porque el tiempo ha escarbado con un tenedor
La cola encogida en tu espina dorsal, tu cola de bestia
Si Dios en su divina insolencia
Trazó un cromosoma de más en tu alma obstinada
¡No te espantes!
¡El mundo también se remienda con botones rotos y telas maltrechas!

Perdónate
Pues la luna mordida igual se refleja
Mitológica y rotunda
En los mares de Creta
Y aunque un minotauro duerma en la cama cóncava junto al sol
Y la vida fermente tu cola cartilaginosa, abyecta
¡Perdónate!

¡Porque tú eres el sol de esa cama cóncava, que aún no despierta! 







Ricardo Sánchez Serra, Juan Pedro carcelen, Germán Díaz, Amelia Barrios, 
José Beltrán Peña y Solángel Rodríguez en el Club Social
Miraflores.  

viernes, 24 de junio de 2016

HOMENAJE A MAYNOR FREYRE Y RECITAL POETICO EN EL CLUB SOCIAL MIRAFLORES



 
INVITACIÓN

La SOCIEDAD LITERARIA AMANTES DEL PAÍS y el CLUB SOCIAL MIRAFLORES, los invitan a su actividad correspondiente al mes de junio.

Se presentará la muestra de poesía, ANTES DE LA POLÍTICA: LA POESIA, con un recital poético.-musical con los siguientes poetas seleccionados.

Addhemar H. M. Sierralta
Adriana Alarco de Zadra
Alana Antezana Valenzuela
Alandia Valenzuela Carbonelli
Alberto Javier Ángulo Chumacero
Alfonsina Becerra Alvarado
Ana Inés Meza Moreno
Angélica Zeballos León
Ania Belotti
Atala Matellini
Aury Yovera Sobrino
Belisario Salcedo Dávalos
Blanca De los Ríos V.
Blanca Rodríguez
Carlos Green Chávez
Carmen Flores
Cecilia Marino Medrano
Cecilia Vásquez Mejía
César Agustín Talledo Saavedra
Diana Benites Meneses
Diego Vicuña Villar
Dina Emeteria Chávez Bellido
Dolores Solórzano
Dorita Murrugarra
Elsa Rosa Núñez Del Prado Pardo
Eusebio Miranda Peña
Faride Sansur Velarde
Frank Otero Luque
Franklin Portales Dávila
Gilda Santillana de Romero
Gilmer Roque Herrera Vallejo
Gustavo Flores Quelopana
Iris Girón Riveros
Janet Navarro Gálvez
José Beltrán Peña
José E. Chocce
José La Chira Acevedo
Juan Pedro Carcelén
Juan Milla Jara
Juan Rodríguez Jara
Juanita Escalante González
Justina Aliaga Escalante
Lidia Irene Vásquez Ruiz
Lily Roos
Lola Linares
Luis Antonio Padilla Mariátegui
Luzmila Libertad
María Camoriano
María Teresa Fukushima Takamatsu
María Esperanza Pardo Del Valle de Núñez
María Elena Rodríguez Chavarri
María Elena Roldán Valdivia
Maxwell Huerta Valenzuela
Nancy Zamora Vidal
Nori Alicia Rojas Morote
Noriko Yonamine
Olga Manyari Rey de Córdova
Orlando Ordóñez
Reynaldo Martínez Zea
Roger Casalino Castro
Rosa Petrovich
Ruth Alina Barrios Gonzáles
Sandra Mónica Gonzáles Ortega
Solángel
Susana Torero
Susy Morales Coz
Víctor Ricardo Benavides Vergara
Whilhelm Knodler
Ynés Balvín Luna


Y de fondo, se realizará un HOMENAJE al destacado escritor peruano, MAYNOR FREYRE(narrador, poeta, periodista cultural, editor, crítico literario y catedrático universitario), quien recibirá la Medalla - Premio "Palabra en Libertad" de la Sociedad Literaria Amantes del País, y el Diploma de Honor del Club Social MIraflores.


La reunión se realizará, el LUNES 27 DE JUNIO, en el CLUB SOCIAL MIRAFLORES, sito en la Av. Malecón de la Reserva 535 (Al frente de Larcomar), a las 6.45 pm. 
INGRESO LIBRE - AGASAJO DE HONOR.

Atentamente:

José Beltrán Peña & Juan Pedro Carcelén.

"AL CALOR DE TU PIEL" de DIANA BENITES MENESES

Al calor de tu piel


  TAGS:

Te conocí me halle en la luz de tu mirada,
Te conocí y me deleite  en la sonrisa de tus labios
Te conocí  y me  envolviste de tu amor sin final…
Te conocí y tus manos acariciaron la rosa de mi semblante,
Te conocí  y tus caricias rodaron por mis mejillas,
Te conocí y me embriagaste con tus mimos
Te conocí y desataste el verso dormido en mis labios,
Te conocí y despertaste a la reina del amore,
Te conocí y temblaba como las flores agitadas por el viento,
Te conocí y tu amor ingresaba como el agua que nutre las raíces,
Te conocí y me hallaste sorprendida y vacilante  en esta entrega
Te conocí y  el amor  no dejaba de agitarse entre tu pecho y el mío,
Te conocí  y tus promesas de amor  se desnudaron,
Te conocí y me abrace al calor de tu piel,
Te conocí y me perdí extasiada en tus caricias
Te conocí y fui tuya entre tus brazos,
Te conocí y desde entonces mi cuerpo es para ti
Te conocí y tú formas parte de mi corazón
Te conocí y en tu piel soy huella que besa y acaricia.
Eternamente tuya tu mujer.

lunes, 20 de junio de 2016

EL "AMAROMAR" DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA. POR MARÍA ROJO.



 
EL “AMORAMAR” DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Por María Rojo Villanueva
Muy buenas noches distinguida  concurrencia.
En esta oportunidad se  me  ha  encomendado la  delicada tarea  de  presentar el poemario titulado “Amoramar” (Lima, Ediciones Amantes del País, 2013)de nuestro prestigiado poeta, promotor cultural y amigo,  dilecto José Beltrán Peña de  la cual me  siento muy  honrada.
Como ustedes podrán apreciar, AMORAMAR es un  título muy sugestivo que nos conduce a  los confines de  uno de los fenómenos más importantes para el ser humano: EL AMOR. De él se han ocupado la poesía, la literatura, la música, el  cine, e incluso la filosofía.
Siendo  el amor el  núcleo de  la  vida,  de  las  relaciones humanas,  del  sentir  de  los sentidos,  y  siendo  tantas  cosas, sigue siendo al día de hoy un misterio para muchos, comprender  el amor y  los  sentimientos que  genera su origen y su conducta.
La  ciencia  ha  sido  tardía en  adentrarse a este  fenómeno y  comenzar  a  descubrir sus claves.
Existen  estudios  sobre  el  amor  desde  una  perspectiva cultural,  evolucionista  y neuropsicológica las  cuales intentan  responder  muchas  interrogantes.
Sin  embargo,  los  estudios del  amor en  sus  diferentes enfoques coinciden  en resaltar la evolución  del  amor como un tránsito de  la  fase  de  atracción y  pasión,  a  la  intimidad o el  apego,  luego al compromiso,  haciendo  hincapié en las  diferencias entre  las  personas en  su  modo  de ser y de  enfrentarse  al  amor.
El  amor es  entre todas las emociones la  más humana y la más compleja y, es  la  que más nos cuesta comprender e  interpretar.
Entonces nos  preguntamos ¿Qué  es  realmente el amor?
El psicólogo Robert Stemberg en su  teoría  triangular del  amor  nos habla  de tres  variables que en  perfecto equilibrio componen la  forma  pura  del amor:
Intimidad: sentimiento de cercanía, unión y afecto hacia otra persona y  principalmente la autorrealización.
Pasión: estado de excitación mental y física caracterizado por  vehemencia a  otra  persona. Estado de unión con  el  otro, como expresión de deseos  y necesidades.
Compromiso: Relación  de  compañerismo  sin  que  haya intimidad  ni   pasión.  La decisión de  amar a  otra persona y el  compromiso de  mantener  ese  amor.
En realidad,  nunca  se  da una  combinación  perfecta de las  tres  variables,  el  ciclo amoroso  no  es constante y  hace  que  mientras  el  amor romántico comienza  con  alta dosis  de  pasión y  una  creciente  intimidad,  se  vaya  transformando  en  amor  compañero, donde  baja  la  pasión,  se  mantiene  la  intimidad  y  aumenta  el  compromiso.
El  tono emocional del amor compañero es más maduro que el pasional, las  pasiones extremas se transforman en comunicación, ternura, afecto y satisfacción, las  claves de  una  relación duradera.
Desde  las  corrientes psicoanalíticas,  Erich  Fromnos  habla del   Amor como   un  arte y como  tal, una  acción involuntaria que  se  emprende y  se  aprende,  no  una  pasión  que se  impone contra  la voluntad de  quien  la  vive.  El  amor  es  así, decisión, elección y actitud. El  considera  que  es  un  arte y  que  en  consecuencia requiere  esfuerzo  y conocimiento.
Mantener un amor  consumado puede ser aún más difícil que  llegar  a  él. De  ahí  la importancia de traducir  los componentes del  amor en  acciones.
“Sin expresión” hasta  el  amor  más  grande puede  morir, es decir se produce el  fenómeno del  desamor.
Ahora bien, después de  esta breve  introducción en  torno a la  temática  del  amor,  voy a referirme al tema  central motivo  de  esta  noche cuyo objetivo principal, mediante  el acercamiento a  la  poesía de José  Beltrán Peña, es  demostrar  cómo  el  amor se  constituye en  uno  de  los  pilares  fundamentales  de  su  poemario.
Analizando el título de su obra Amoramar, el mar de José Beltrán Peña, se nos  presenta como un  símbolo  unitario,  en este  caso  entre el yo interior del  poeta y la  realidad trascendente  del ser. El  mar es el punto de unión del mundo real con  el mundo trascendente, punto donde el poeta tendrá que pasar para seguir ascendiendo hacia lo universal absoluto.
A  través de la lectura de los poemas que forman  parte del  presente poemario, se evidencia el  arte  poético como  una  comunicación de vida, una experiencia de amor y comunión.
Así mismo, la idea de  libertad,  amor  y  poesía se  convierte para el poeta en la  constelación que debe iluminar y  presidir  toda la existencia humana y a través de esta existencia, lograr la destrucción de la realidad material y restablecer un  nuevo orden de valores universales surgido de la imaginación creadora.
El amor y la  mujer ocupa un lugar central: la plena libertad erótica se da a la  creencia en el amor único. La mujer abre las puertas de la noche y de la verdad; la unión amorosa  es una de las experiencias más altas del hombre y en ella, el  hombre toca las dos vertientes del ser: la muerte  y  la  vida;  la  noche  y  el  día. Se advierte a través de su poesía cómo la mujer se constituye en el centro principal de  su  poesía y en un  medio de alcanzar la  trascendencia espiritual.
Tanto el amor como la mujer, ente amoroso y erótico, se configuran en la  poética de José Beltrán Peña, como dos elementos fundamentales para alanzar el sentido  trascendente del poema, y a través de  éste, la realidad. Mediante el amor se  llega a  tener conciencia de  la presencia del “otro” y  mediante  esta concepción  de “otredad”, el poeta comunica su interior con  la realidad trascendente (sentido  universal del poeta) .
Desde la  poesía  de  José  Beltrán Peña, el  amor se convierte en la defensa del  hombre contra la muerte, contra la división, contra la rutina de la vida diaria, contra todas las corrupciones y las hipocresías que nos separa los unos de los otros y  de nosotros mismos. Es la libertad del alma frente a todas las fuerzas que tratan de  deshumanizar a la humanidad.
Finalmente, debo felicitar a nuestro gran amigo José Beltrán Peña, por habernos  mostrado y desnudado su gran sensibilidad y, concluiré agradeciéndole por el honor de haberme conferido la oportunidad de haber presentado un  poemario tan especial, leyendo una selección de sus poemas donde se vislumbran los colores del amor, el amor como historia y el amor a lo largo de la vida.

EVA

Eva es ingenua, bella, la existencia,
el suicidio del encanto por sí misma.
Eva es pasión y es brujería, es carisma
en la voz del poeta, luz, presencia.

Eva es maravilla de la creación, esencia
cuerpo, deseo vivo, amor.
Eva es recreación, música, sofisma
con sensualidad, aro bendecido.

Eva es un ciclón, es un tormento,
el sueño lunar del sol, paz, aliento,
alimenta con sangre y alma nuestros cuerpos.
Eva no tiene tiempo, linda chica
que hace más hermoso el universo, pica
y encandila al amor en dos.


HAIKUS

Sube y  baja
La marea  del  amor
Eternidad fin.

***

Sueño de leche
El mar se desbordó
Amores de sal.

***

Besos del alma
Eterno universo
Amor corazón.


INTIMORES

El desamor tocó mi puerta
Mi corazón sufrido le mostró sus heridas
Retirándose entre lágrimas dijo: perdón.

****

La sombra de tu pasión
Ha cambiado un rayo de sol
Tu camino abre tu flor.

****

En tu corazón mi existir
En tus ojos el color del camino
En tu palabra mi salvación.


AMOR  INMORTAL

No sé si  es  un  milagro
O una maldición
Mi  corazón  se  ha  detenido
Y la  sigo  amando.