miércoles, 13 de marzo de 2019

EL BOMBERO. Por MODESTO MOLINA PANIAGUA




EL BOMBERO
Cuando el fuego voraz invade airado
el palacio o la choza del mendigo,
allí acude el bombero entusiasmado,
sacrifica su vida al desgraciado
y de él se hace salvador y amigo.
El bien es su ideal, su ley, su ciencia,
y en la senda del bien marca su paso;
la caridad sublime es su conciencia;
por eso pone aprueba su existencia
luchando con las llamas brazo a brazo.
Suena la voz de alarma, y al instante
corre a auxiliar solicito a su hermano,
sereno  el corazón firme el semblante,
desafía las llamas arrogantes
y las abate al golpe de su mano.
Y es que el bombero en el peligro vive
y el fuego aterrador es su elemento,
porque la fuerza del deber concibe;
en la hora de luchar ¿tal vez recibe
el silencio de Dios hace su aliento?
Gloria alcanza el guerrero en el combate
cuando triunfa y conquista la victoria;
pero el bombero que tenaz se bate,
el que las llamas a su fuerza abate,
¡Ese también es hijo de la gloria!
El que muere en defensa de su suelo
de héroe conquista el envidiable nombre;
pero el que adora el bien con santo anhelo
y lo practica como manda el cielo,
ese también es héroe ¡Es más que un hombre!
La fama aplaude la sangrienta espada
y es ciega al mirar los oropeles
de los que aman grandes sin ser nada;
la fama del bombero es más preciada,
¿Tiene él también corona de laureles?
Y tiene su conciencia bienhechora,
que dirige su noble pensamiento;
el generoso, con el triste llora;
su corazón el bálsamo atesora
del consuelo, la fe y el sentimiento.
Gloria a la juventud que es la esperanza
del porvenir que en este suelo empieza;
su fuerza varonil todo lo alcanza:
ella, a la cumbre de lo grande avanza,
armas al brazo, erguida la cabeza.
Gloria  a la juventud, que siempre unida
combate audaz y sin letal marasmo.
ella en su corazón el bien anida,
¡Juventud! Dice fuerza, dice vida,
¡Juventud! Dice amor, dice entusiasmo.
¡Hurra, bomberos, con la fe del alma!
vuestra santa divisa alzad triunfante,
para la caridad no hay ni calma,
para ella hay un laurel y hay una palma.
¡Hurra, bravos bomberos! ¡Adelante!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario