viernes, 27 de abril de 2018

RODOLFO SANCHEZ GARRAFA / PREMIO "PALABRA EN LIBERTAD" DE LA SOCIEDAD LITERARIA AMANTES DEL PAÍS. Por JOSE BELTRAN PEÑA.










Rodolfo Sánchez Garrafa (Apurímac 1945). Poeta, antropólogo por la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cuzco, magíster en antropología por la Pontificia Universidad Católica del Perú, doctor en Ciencias Sociales por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. En 1961 recibió primer premio y diploma del Club de Leones como ganador del Concurso Literario Interescolar en Homenaje al Día de la Madre. Ha sido becario del Gobierno Español en el INCIE de Madrid y Visitante del British Council en Londres. Representó al Perú en la Conferencia Mundial "Educación para Todos" de Jomtien-Tailandia. Se le ha distinguido como "Amauta del Perú Eterno" por la Asociación "Capulí, Vallejo y su Tierra". Recibió Mención Especial de la Casa de Poetas de São José do Norte-Brasil 2014. El Gobierno Regional de Apurímac le ha conferido la distinción al trabajo intelectual «José María Arguedas 2015». Ha hecho docencia en la Unidad de Post Grado de la Facultad de Ciencias Sociales de la UNMSM. .Es consultor de la Revista Intercultural Aymara Quechua “AQ“, miembro del Comité Editorial de "Revista Andina" (CBC). Miembro fundador del Círculo Andino de Cultura-CIRCULANDINO. Tiene publicados nueve libros de poesía: Por las calles del Sol (1995, 2012), Iris de los Sueños (2012), Paralelo 70 (2013), Séptima Columna (2013), Al di là (2014), Helio-tropos (2014), El hombre retirado (2016), Toda una vida (2016) y Desde el Morro Solar (2017). Poemas suyos aparecen en diversas antologías y muestras, entre ellas La Tortuga Ecuestre Nº 376-2018, Alhucema Nº 37 (Granada 2017), La serenidad de los días (Ángeles del Papel, 2017), La Manzana Mordida Nº 115-2017), Esta fugacidad todo mi reino (Colectivo Macondo, Horizonte 2016), Antología Mundial 20,00 Poetas del editor Fernando Sabido (España 2016), Sínfonía Lírica (Vicio perpétuo 2014, Antología Literaria Internacional (Casa del Poeta Brasileiro-POEBRAS, 2014), Selecciones varias de la Sociedad Peruana de Poetas-SPP que preside Martha Crosby, Selecciones varias publicadas por la Sociedad Literaria Amantes del País presidida por José Beltrán Peña (Gaviota Azul Editores & Ediciones Amantes del País). Su poesía es difundida ampliamente en el Sitio Web EL DRAMA DE ALY (Ideas y creaciones digitales, arte visual).
Entre sus libros más notables en materia antropológica, cabe mencionar: Muerte y mundo subterráneo en los Andes (Bisonte 2017), Apus de los Cuatro Suyus (IEP/ CBC 2014), Cosmos Moche. (Edición Español-Inglés, Museo Andrés del Castillo 2012), Medicina Tradicional Andina. Planteamientos y aproximaciones (Co-editor, CBC/CMA 2009), Wakas y apus de Pamparaqay, Estructuras simbólicas en la tradición oral de Grau-Apurímac (Optimice 1999). Dinámica de grupos en la ejecución del Diagnóstico Situacional de NEC (INIDE 1977), Amaru: Mito y realidad del hombre (P. L. Villanueva 1970). A esta producción se suma una larga lista de informes y artículos en revistas especializadas.

Dirige Poesía desde el fondo.blogspot; Markapacha.blogspot y Markapacha.com, en la idea de promover formas que hagan posible construir un mundo solidario y sin exclusiones.


AUTOBIOGRAFÍA DE RODOLFO SÁNCHEZ GARRAFA

Nací en Vilcabamba (Apurímac), un valle interandino del sur peruano. Soy antropólogo formado en la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cuzco, magister en antropología por la Pontificia Universidad Católica del Perú y doctorado en ciencias sociales por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima. Como investigador social, hace ya buenos años, he enfocado mi interés en antropología simbólica, pensamiento andino y tradición oral.

Viví en la Ciudad del Cuzco desde los cuatro hasta los veinticinco años. Hice la primaria en el Colegio La Salle conducido por los hermanos de las escuelas cristianas F. S. C., quienes en la década del 50 desarrollaban una educación con criterios avanzados que enfatizaban la afirmación de espíritus competitivos con habilidades para el liderazgo y el desempeño social. Puede decirse que recibí una educación esmerada, sobresaliente en lectoescritura, corrección gramatical, elocución, composición y, desde luego, valores cristianos. Mi vida experimentó un giro considerable en la secundaria, que es cuando pasé al Colegio Nacional de Ciencias, fundado por el Libertador Simón Bolívar, un centro democrático y crisol de todas las sangres; sin esta experiencia, no habría quizá levantado los fuertes cimientos de la identidad que me acompaña por toda la vida. Mi generación expresa una composición social mayoritaria, aspirante, confiada en los recursos que provee la educación para el futuro, que aspira al desarrollo y vive la urbanidad sin perder de vista la realidad del mundo rural ni la historia continental profunda de milenarias raíces prehispánicas.

El Prof. Aníbal Peralta me enseñó autores selectos en la secundaria y consolidó mi afición por la lectura. El Prof. Lizardo Pérez Araníbar admiraba mis escritos, me los hacía leer y grababa mis lecturas, me animó a declamar en público a grandes poetas. Llegado a la universidad, mi maestro el Dr. Antonio Astete Abrill leyó mis manuscritos poéticos y me dio el consejo tal vez más decisivo para escribir como ahora lo hago. En términos intelectuales mis maestros Moisés Tello Palomino, Carlos Ferdinand Cuadros Villena, Daniel E. Castillo M., Oscar Núñez del Prado, fueron mis referentes ideales. He apreciado la amistad y orientación de grandes hombres como José Carlos Fajardo, Gerardo Ayzanoa, Jürgen Golte. Hay personas a las que he amado y he sido correspondido. A mis compañeros de camino no los nombro aquí, pero los llevo en el corazón y cada uno es sujeto de una historia aparte.

Aunque mi afición por escribir creativamente viene desde la infancia, mi valoración de la poesía, como arte accesible, es de los años de adolescencia en adelante. Como todos los jóvenes de mi época, me familiaricé con la lírica del Siglo de Oro español, pero gusté mucho los romances de origen. Poco después, el romanticismo de Bécquer y luego el modernismo con Rubén Darío en la cumbre, por el preciosismo de su lenguaje y la musicalidad de sus rimas, terminaron por cautivarme. Mis primeras lecturas poéticas incluyen a Amado Nervo, Espronceda, García Lorca. La contemporaneidad tiene para mí el signo magistral de Neruda, cuyos caminos expresivos dominan la escena poética de su tiempo; después de él encuentro calideces particulares y profundas en diversas tiendas: Washington Delgado, José Watanabe, Giovanna Pollarolo y Juan Carlos Lázaro de Perú, Enrique Lihn de Chile, Robinson Quintero y Piedad Bonnett de Colombia, por ejemplo.

Pese a ser autor de libros antropológicos, pienso que quien no haya leído mi producción poética no me conoce a cabalidad. Tengo nueve poemarios publicados, el más reciente lo he dedicado a Chorrillos que es el distrito limeño donde resido hace más de cuarenta años. Al publicar poesía me brindo a los demás sin reservas. Siento a la poesía como lo más próximo al pensamiento filosófico e incluso metafísico. Creo que el tránsito del elitismo y del academicismo a una expresión más dialogante con una realidad heterogénea, pluricultural y globalizada, es la nota saltante en la poética de este tiempo.

He dado amplias vueltas por mi patria y por el mundo. Veo la vida como un viaje y procuro alcanzar cada vez más una mirada de conjunto sobre ese trayecto.






COMENTARIOS SOBRE SU OBRA POÉTICA


Mi presencia será vicaria (o virtual como se dice ahora) pero te felicito y me alegro por esa "Palabra en Libertad" que recibirás (aunque tu palabra siempre ha estado sometida, a la belleza en poesía y a la realidad en antropología).
Antonio Cillóniz De La Guerra


Según Octavio Paz, para Baudelaire lo moderno es el ámbito de lo privado y una cierta melancolía por el asunto de vivir. Esta parece ser la consigna que alumbra Iris de los sueños del poeta Rodolfo Sánchez Garrafa. Un mundo en el que prima la subjetividad y la belleza interior. Sus temas son los de la poesía universal: el amor, el devenir del tiempo, la condición del ser finito bajo las estrellas infinitas. Ceremonia y huella del acontecer: los cambios permanentes, la visión del anhelo en su profundidad y proyección iridiscente nos convocan entre los versos de Sánchez Garrafa. Su antropología poética conoce muy bien los designios de nuestra especie y cultura, sus altos planeos y sus hondas depresiones; pero el poeta gana la partida y a la manera de los trovadores provenzales –inicio de la poesía en el Occidente moderno– canta y eleva a la musa: la mujer, verdadera destinataria y origen de todos nuestros sueños.
Roger Santiváñez



Aquí la poesía recorre los recovecos más diversos  de la humanidad, respira la música del tiempo absoluto, exalta la luz solar en la cuenca de los ojos de nuestra contemporaneidad, aún en las más diversos peripecias humanas donde ausculta  lo infinito: esa sombra del quid divinum, que viene desde la tradición clásica,  brilla;  el poeta Rodolfo Sánchez Garrafa sabe hacer brillar lo opaco de las cosas, ponerle  transparencia a lo oscuro, explicar la aurora a la finalidad de la vida.  El portus del siglo de las luces no se ha cerrado todavía.
Armando Arteaga


El ímpetu, la savia de la vida, la sensualidad, ese sueño de infinito que tiene el ser humano, de alumbrar en la noche y en el otoño, entre las sombras del bosque, a la luz del crepúsculo, animan estos versos como expresión de vitalidad. Qué más aliento nos podría brindar la poesía si no es la vida, la vida misma, con sus emociones, su sed de cada día, la mano que reclama el pan, el corazón que alimenta un sueño nuevo. La poesía debe conmover y la poesía de Rodolfo conmueve.
Lo alimenta su infancia, el mundo natural, como un rumor que no lo ha dejado ni un solo día, una libélula, una abeja, un río, dando vueltas ahí, en el alma. Pero también los otros, los intimistas, como ese gran poema que es Nos Feratu, cada noche me desprendo, una emoción que se queda.
Omar Aramayo


Rodolfo Sánchez Garrafa es uno de los poetas más prolíficos de los últimos años, ese entusiasmo por escribir y comunicar, por pelear consigo mismo y participarnos de aquel duelo, nos revela a un escritor en éxtasis, a un hombre que vive gracias al asombro, a la admiración que lo conduce al estremecimiento, en términos de Jaspers; a un poeta que para fabular recurre a la sorpresa, a su experiencia de vida.
Lo importante es que no se repite. Cada libro es distinto al anterior, su registro ha ido consolidándose al punto que identificamos la música, el estilo y eso lo ubica en un lugar expectante porque sus lectores estamos atentos a su producción.
Harold Alva


Temas amorosos se mezclan con sentimientos de nostalgia en el quinto libro que Rodolfo Sánchez Garrafa nos presenta (Al di là). Sus versos son quietos y contemplativos en algunas ocasiones, en otras se vuelven casi un juego de palabras. La escritura como ejercicio expresivo le sirve para manifestar preocupaciones y encuentros imaginarios con la muerte, así como con amores pasados e incluso con chicas que solo se hallan en su pluma e imaginación. Sánchez Garrafa mezcla episodios de su cotidianidad con vuelos mentales de diversa factura, por momentos refleja ingenuidad que contrasta con otros textos colindantes a lo visceral. El libro se cierra con un poema largo en el que se revela una suerte de auto-concepto, una posición frente a la vida o quizá solo sea una confesión sincera, y es lo verdadero, lo auténtico, lo genuino, el primer rasgo que nos encamina al intento de llegar a la siempre alta poesía.
Karina Valcárcel


El permanente oficio de escribir caminando, de mirar más allá del horizonte y confundirse con la lluvia, ha convertido al poeta en un brujo capaz de bailar en medio del fuego. Este hecho maravilloso le permite, a la vez, hablar desde la cumbre del morro, danzar a orillas del mar, y establecer su propia taypi qala (piedra del centro); es decir, el eje de una biografía literaria cuya tradición viene desde el Tiahuanaco y la explosión del volcán Huayna Putina. En otras palabras, el zorro del que habla Rodolfo Sánchez Garrafa es el poeta que escribe el libro.
¿Cómo ha podido mantener su identidad andina y raíces culturales frente al mar de Chorrillos y a las mareas de la vida? La respuesta puede ser, el poeta escribe como antropólogo y el antropólogo registra el mundo como poeta. Se trata de dos universos que se contraponen solo en apariencia, dada la complementación conseguida entre el uso de instrumentos racionales para describir y analizar determinada realidad social, al par de recurrir a la poesía para expresar un universo lleno de magia, imaginación y ficción. De modo que si Rodolfo Sánchez no escribiera poesía, seguramente enloquecería frente a la alucinante y dolorosa realidad.
José Luis Ayala


Respecto de tu carta, la guardaré como se guardan las palabras de un hombre sabio, para esos momentos, tú sabes, en que sucede un inesperado alfilerazo, en que llega como un eco la voz de alguien que fue alguien, el olor de alguien, la sensación de la piel de alguien que habitó nuestras manos con tersura y esplendor. Tanta historia, una higuera, una pared amarilla.
Luis La Hoz


Rodolfo Sánchez Garrafa es un hombre vital, lejano aún de cruzar el umbral. Sin embargo, sus reflexiones anticipadas, tiran luces sobre un sendero que es oscuro y que normalmente nos incomoda iluminar. Helio-Tropos nos lleva de la mano por lo que es natural en el ser vivo, temor, horror, aceptación, resignación al olvido que conlleva el tránsito a lo que no sabemos. Pero nos da también herramientas para tomar este paso con naturalidad, con coraje, y por qué no decirlo, hasta con cierta excesiva seguridad: “Al escribir me desprendo de partes de mi ser”. Solo desgajando las capas de ego del ser, puede uno enfrentar lo desconocido sin temor. Sánchez Garrafa nos dice que se puede, que es parte de la necesidad que implica ser, existir.
Iván Loyola Velarde





++++++++++++++


Hoy, jueves 26 de abril del año 2018, habiendo sido ratificado y evaluado la importante obra creativa literaria como poeta, y por su desempeño ejemplar como antropólogo, e investigador social, RODOLFO SÁNCHEZ GARRAFA, la Sociedad Literaria Amantes del País (Perú), le otorga el Premio /  Medalla “Palabra en Libertad”.






1 comentario: