viernes, 23 de diciembre de 2016

JOSÉ BELTRÁN PEÑA, HOMBRE DE LETRAS... Y DE AMORES. Por WINSTON ORRILLO.



“La luna lloró por el/ roce de nuestros labios en el averno./ Los celos misteriosos del Universo”.

“El clavel y la rosa/ felices se unieron y fundieron sus aromas./ Luna de miel del paraíso”

                                                                       José Beltrán Peña.

                                                           

Difícilmente puede hallarse otro como él: tal hemos titulado nuestra nota aproximativa. Hombre de letras…y de amores. Porque Pepe Beltrán Peña conjuga, unimisma, la infatigable tarea de todo un hombre de letras al fundar y mantener, activas, la Sociedad Literaria Amantes del País, su revista literaria Palabra en Libertad, así como, Gaviota Azul Editores, y la (necesaria) organización mensual de homenajes, en vivo y en directo (en el querido Club Social Miraflores), a nuestros autores, creadores, ensayistas, que, a partir del ímprobo trabajo de JBP,  no tienen que esperar al minuto de silencio ya los homenajes post morten (porque el nuestro, ya lo han dicho muchos, es un país necrófilo).

Con todo lo anterior, bastaría para hacer pleno un currículum vitae –que en algunos casos es ridiculum v.), amén de que nuestro autor, lirida nacido en Limalahorrible, tiene una ingente cantidad de libros de poemas publicados, además de un culto impertérrito a la mujer (lo que nunca me ha sido posible preguntarle si es que alguna vez lo llevaron al altar),a la hembra fogosa que, mutatis mutandis, él (y muchos de nosotros) convertimos en estrofas, para disimular los alaridos de la pasión.

Ergo, el amor y su encarnación concreta, es un leitmotiv de su lírica, que  se ha presentado en volúmenes como Evangelio de la poesía (1995);  Serpiente de Eva (1997); La palabra en libertad (1997), Pétalos y espinas (Haikus (2002; Lienzos poéticos/ Haikus (2007); La posada del ángel/Intimores (2012); Antología poética personal (2012;  Amoramar (Antología poética amorosa) (2013) , y finalmente, Intimores de amor (2015).

El breve volumen que ahora reseñamos tiene un sintomático epígrafe nada menos que del autor de Los Heraldos Negros, el mismo que dice:

“¡Amor en el mundo tú eres un pecado! /¡Mi beso es la punta chispeante del cuerno/ del diablo, mi beso que es credo sagrado!”.

Totalmente congruente, pues. En los versos vallejianos hay esa sensibilidad “cristiana” –equivocadamente cristiana-  del amor como un “pecado”, lo que determina que, el beso, una de sus manifestaciones más ínsitas, devenga en la “punta chispeante del cuerno del diablo”; sin embargo, el bardo, al concluir la estrofa,  se impone, pues nos dice que “su beso” es credo sagrado… En  fin, vemos a  la vida arrinconar a la muerte, al “pecado” con el que la falacia religiosa quiere envolver lo naturalmente vital.

Y, lo que hemos explicado con alguna precisión, tiene que ver con los intimores (forma poética inventada por JBP, que consta de tres versos de cinco, siete y cinco palabras; a diferencia de los haikus que tienen la misma variación, secuencia, pero no en palabras, sino en sílabas).

Veamos algunos:

XVI: “El clavel y la rosa/ felices se unieron y fundieron sus aromas./ Luna de miel del paraíso”.

XX: “En tu corazón mi existir/ en tus ojos el color del camino/ en tu palabra mi salvación”.

XXII: “Que sueñes con los angelitos”,/ son palabras maternales de una bella geisha./ El niño renació entre canas”.

XXX.: “Mi padre y mi madre/unieron sus vidas y sus cuerpos/ incansablemente:/ el demonio murió, nací yo.”

XXXVI: “La palabra amor resbaló en/ la punta hermosa de su gran ego./ Mordió la lengua del diablo.”

LXI”: Madera carnal del hermoso pecado/ alegre llanto, tristeza alegre. Sol Luna bipolar./ Tu cuerpo es lava ardiente.”

Otro elemento, entre los muchos, que espigamos en este escueto volumen de  versos, es el humor (tan vallejiano, por otra parte: tan de uso necesario como anticlímax en la poesía de todos los tiempos):

XXXVII: “La cama de un hotel/ maldice el encanto del amor entre tres./ Èl que se enamora  pierde¨”.


Nos parece suficiente para invitarlos a leer –o releer- a José Beltrán Peña.



               José Beltrán Peña con Rosaluz "La voz morena del Perú".


NOTA: La pintura de la carátula del libro pertenece al maestro Juan Milla Jara. 

3 comentarios:

  1. Agradezco a Raúl Isman, de REDACCION POPULAR / Ideas para la unidad latinoamericana, por la reproducción del artículo en su blog del escritor Winston Orrillo sobre mi libro "Intimores de amor".

    http://www.redaccionpopular. com/articulo/jose-beltran- pena-hombre-de-letras-...y-de- amores

    ResponderEliminar
  2. Wisnton: Mi amado amigo,poeta mayor, eterno caminante de la lìrica peruana y mundial,
    recibe mi felicitaciòn sincera por el artìculo prolìfico, hermoso y justo que escribiste para Josè Beltràn , el querido editor y escritor, cuyo contenido eleva a mis ojos, aùn màs, la imagen que albergo para ti como crìtico literario y como poeta inmenso.
    Sabes bien cuànto te quiero y cuànto te debemos todos los poetas y escritores en general, de este terruño llamado Perù
    Beatrriz Moreno de Rovegno

    ResponderEliminar
  3. GRACIAS NORIKO: SINCERAS FELICITACIONES, JOSE!!
    Y MI GRATITUD AL DR. WINSTON ORRILLO POR APRECIAR TU GRAN LABOR POR LAS LETRAS EN PERU!. NORIKO YONAMINE.

    ResponderEliminar