sábado, 20 de febrero de 2016

LA FRESA POÈTICA DE SILVIA ORTIZ

“LA FRESA DE TU BOCA” DE SILVIA ORTIZ - POR JOSÉ BELTRÁN PEÑA

 
 
“LA FRESA DE TU BOCA” DE SILVIA ORTIZ
 
 
Por JOSÉ BELTRÁN PEÑA.
 
A lo largo de la historia de la humanidad, recrear, experimentar y poetizar la temática del amor ha sido difícil, puesto que su escritura efectiva tiene que sobreponerse, quebrando “barreras” de la sociedad y de la familia del escritor, más aún si es en el Perú y realizado por una mujer, pues persiste la hipocresía social, la incomprensión de la liberación femenina y por el machismo retrogrado imperante en pleno siglo XXI.
.
Por lo manifestado, saludo y felicito a la poeta Silvia Ortiz, por presentar el poemario, “La fresa de tu boca”, en el cual, desarrolla y nos da señales del amor y sus grados, impulsos y colores mágicos que posee. Leamos:
 
El amor es una dialéctica incomprendida, su nada es su existir:
 
“Ahora entiendo amor / es tu forma de todo encanto / al abrir los ojos como niña / en la lluvia apasionada donde el fuego no concluye / y te tengo frente a mí entre nada y la nada”.
 
El amor trae consigo interrogantes, suerte o un sentimiento equivocado:
 
“A veces yo transito en la aorta equivocada / en la cuesta arriba del caldero solo agua / hacia el otro lado de la furia una marioneta de luz / a veces siempre a veces la batalla es la conmoción de la muerte…”
 
Nuestra poeta utiliza la magia del espejo, en donde muchas veces no hay reflejo, ni dialogo, ni rebote solamente es un acostumbrado frente a frente:
 
“Entre el licor enloquecido de tu forma / se construye el firmamento de tus ojos bien abiertos / no hay espejos en la noche amor / no hay espejos”,
 
El amor es el pensamiento, el cuerpo y la duda que esperan:
 
Esta noche originaria / descobija los brazos que detesto en otro cuerpo / y me ausento / y me duele/ y me cubre de dolores inabarcables/ infinito hambre de tu cuerpo / y te amo y no llegas / nuevamente en la noche”.
 
El amor es la metamorfoseada de una mujer dulcemente traviesa con el vaivén de la naturaleza o en la página memorable de un libro:
 
“Bajo la dermis una grieta nueva del olvido / el espíritu arisco de la aurora se ha cubierto en la página 21 / y la clara incertidumbre es la tarden propia de su eco / soy el fuego en el cielo vago de este río / soy el toque de malicia mientras me apasiona el viento / soy ese viento que se eleva en la mañana / en la rosa secuestrada del jardín en cada alondra”
 
El amor no es amor si no se sobrepone a  distancias y silencios:
 
“Queriéndote / y amándote en medio de esta ausencia / dirigidos temblores ya me apresan / y me pegan fuertemente / entre las paredes / de este nuestro templo”.
 
El amor se alimenta eróticamente con los ósculos tiernos, nerviosos y llenos de pasión y entrega:
 
“La distancia en tu calma me alcanza / los besos gemelos de amor / los besos cercanos / sin vuelos lejanos / con lluvia de templos / te amo y te quiero / juramentos a diario / mi alma gemela.”
 
El amor es poético e imperfecto como el ser humano:
 
“Te quedaste dormido abrazado a mis versos / aferrado al contorno de las aves en la esquina / el rocío de anoche / y las redes sociales / coqueto destino / minutero infrecuente de batallas fraguadas /  y te quedaste aferrado a este cuerpo intocado / a este vacío ilusorio enlazado en verdades opuestas / ante la verdad florida y la noche imperfecta.”
 
En el verdadero amor pareciese que uno escoge pero no es así , solamente es encuentro, es magia es abrazo instantáneo de dos:
 
“Entre otros hombres te escogí / te escogí a ti / no sé de qué modo llegaste / navegaste el pabellón de mis sentidos / te encontré o me encontraste / no sé…”
 
El amor es maravilloso y hermoso en el proceso de la gestación:
 
“Esperando tu llegada / entre puños empotrados en la tierra de mis  sueños / entre trinos que se quedan / la intuición en los faroles que no encienden / ya son nueve meses que te espero / nueve meses que de pronto llegas / la soledad que fragua el afluente de los limbos / en la audición de mis sentidos”.
 
El amor extralimitado y asfixiante necesita limpiarse y purificarse con impulsos mágicos de perdón:
 
“Perdón por amarte demasiado / entre el cristal del diluido / entre los opacos vidrios / de tus ojos inconquistables / perdón por los tiempos en mi lecho / por devorarme en los campos del  forraje / tu abrazo desde lejos en delirio despierto / la nuca de este libro y el ipad que no enciende”.
 
En calores y linderos del amor, cuando se toca y se vive los límites de la felicidad hay que vivirlos y olvidarse del resto, sino se pierde:
 
“Empecemos a vivir / hoy nos toca ser feliz / con tu sonrisa sin quiebre / a ti me entrego este día para vivir otros más / cuando me quede dormida en tus ojos sobre el mar.”
 
Desde su poemario, Los nudos de la noche (2013), hemos comprobado en la poeta Silvia Ortiz,  una madurez encomiable con el trabajo con la palabra y en la forma de comunicación más abierta y libre, en donde su voz de hembra y de luz, hace que quiebre linderos de la existencia para darle más vida compartida.
 
El amor siempre ha sido un error de brújula porque siempre los involucrados tarde o temprano perderán sin darse cuenta: su voz, su tiempo y su espacio, confundiéndose sentimientos con retóricas costumbres., pero a través del arte literario, como lo ha realizado nuestra poeta, se puede capturar instantes, exorcizar, homenajear y compartir lo maravilloso que es, recreándolo –porque sino sería historia-, conjugándolo con el accionar y suspirar de sus lectores en completa libertad.
 
Los maravillosos poemas “fresados” de Silvia Ortiz, también, nos recuerdan que somos los únicos animales de la Tierra que poseemos conciencia y erotismo, y que por ellos, tenemos la suerte de poder tocar la felicidad, por el controvertido y bendito amor.
 


3 comentarios:

  1. Eterna gratitud querido poeta José Beltrán...Cariños.

    ResponderEliminar
  2. Eterna gratitud querido poeta José Beltrán...Cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo justo es lo justo querida Silvia. Te deseo nuevos éxitos con tu palabra amorosa y en libertad.Atte: José Beltrán Peña.

      Eliminar