martes, 28 de agosto de 2018

INESPERADAMENTE TÚ. Por MARÍA TERESA FUKUSHIMA TAKAMATSU.






                 

                              INESPERADAMENTE TÚ
   
                  La grandeza de tu espíritu,
                  enaltece mi existencia de ímpetu y fervor;
                  fortuito hálito eólico, en la aurora del campo.
                  Tocaste mi corazón, mi niño candoroso,
                  casi meciéndote en el moisés de mis brazos,

                 El racimo que enlazan al amor más puro
                 y casto, enredan repentinamente
                 mis duras penas, cuando tienes que partir,
                 dejando mis pupilas, inundados de lágrimas
                 atiborrando la vertiente de mi alma oculta.
 
                 Tú, mi eterno amor, inexplicable por
                 su divinidad ; cristal precioso,
                 mi silencio y mi bullicio, estallan
                 en una discreta noche de luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario