domingo, 17 de junio de 2018

A MI PADRE INMORTAL. Por MARIA TERESA FUKUSHIMA TAKAMATSU.






          A MI PADRE INMORTAL
 





Desde el umbral del cielo,
rutilante lucero, cobijas mis senderos,
en el desierto de la vida.

Tu espléndido ser,
peregrino de amor,
partiste un día,
legando valores de progenitor,
de amistad y fidelidad.

Sueño contigo Divino Padre;
vislumbro tu semblante,
acariciando mi alma
sosegando mis días grises,
al son de tu voz ausente.
Ángel etéreo de la guarda,
eterno compañero.

Mi gratitud elevo, al ser
que me dio la vida.
¡Papá adorado !
Paradigma de brotes,
colmados de coraje y benevolencia.
¡Gracias Padre inmortal

1 comentario: