jueves, 30 de junio de 2016

POEMA DE MARÍA TERESA FUKUSHIMA TAKAMATSU



     CAMPESINO, RACIMO DE PUREZA

                                       A Claudio.

Tus manos, menean con destreza el arado,
diseminando el campo, fértil y desbordante;
acaricias la pradera, consagrando la belleza
de la creación.

Campesino, tu sudor fortalece el retoño,
rociando cada gota bendita, enriqueciendo
el planeta, con abnegación y sutileza.

La resonancia del viento, estremecen los
pétalos, apaciguando el tormento del
aguacero, armonizando su esplendor
como alegoría existencial!







JBP, MARÍA TERESA FUKUSHIMA TAKAMATSU, MARTHA CROSBY y VILMA CHÁVEZ.


No hay comentarios:

Publicar un comentario